Saltar al contenido principal
Mali

Tombuctú, "lo que más se perdió fue la capacidad de convivencia"

La Mezquita de  Djingareyber en Tombuctou, Malí
La Mezquita de Djingareyber en Tombuctou, Malí SÉBASTIEN RIEUSSEC / AFP
Texto por: RFI
4 min

Ismael Diadié Haïdara, el último descendiente de la Dinastía Kati, cuyos antepasados huyeron de Toledo en el siglo XIV, piensa que La Corte Penal Internacional de la Haya (CPI),  que este lunes inicio un juicio contra Ahmed al Faqi al Mahdi, acusado de ser responsable de dirigir los ataques que  en 2012 destruyeron parte del patrimonio religioso de Tombuctú, debería ir más allá. "Sólo el diálogo evitará que eso se repita".

Anuncios

 Por Braulio Moro

"Mi primera actitud, con toda la franqueza del mundo, frente al hombre que decidió todo eso -destruir tanto las tumbas de los míos como los mausoleos de una ciudad donde he nacido-, mi reacción puede sorprender, es empezar por perdonar, simplemente perdonar". Las palabras de Ismael Diadié Haïdara son de esas que obligan a pensar. Es la respuesta del último descendiente de la Dinastía Katia a la pregunta que RFI le había hecho sobre su opinión a propósito del juicio a Ahmed al Faqi, miembro de la organización yihadista juzgado a partir de hoy por la CPI.

"Lamento decir que todo lo que he escuchado hasta ahora es verídico y refleja los acontecimientos", declaró Ahmed al Faqi, tras escuchar  la lectura de los cargos en su contra. Se trata del primer juicio de este  tipo en la historia de la CPI. Ahmed al Faqi es acusado de haber cometido "un crímen de guerra" por el que podría ser condenado a 30 años de prisión.

Ismael Diadié Haïdara (ID),  el último descendiente de la Dinastía Kati, cuyos antepasados debieron huir de Toledo en el siglo XIV, durante la persecución de los Musulmanes por los Reyes Católicos de España, guardián de un patrimonio que no tiene valor monetario, la llamada Biblioteca Andalusí de Tombuctú, habló con Radio Francia Internacional (RFI) sobre la importancia de Tombuctú, su significado y lo que representa este juicio.

RFI.- ¿Qué fue lo que se perdió tras los ataques del Grupo Anar Dine en 2012?

ID.- Se perdieron muchas cosas, pero una de las principales es la capacidad de la convivencia, porque cuando grupos fundamentalistas ocuparon la ciudad han impuesto un discurso, han impuesto una ideología, una manera de entender el mundo no común para el resto de la ciudad. Y esa imposición ha sido muy violenta.

RFI.- ¿En qué consiste el Fondo KATI?

ID- Es una biblioteca que salió de Toledo el 22 de julio del año 1467 después de los fuegos de la Magdalena. Aquel día en Toledo se quemaron 1 600 casas. Mi antepasado que era un juez musulmán de Toledo tuvo que coger lo que quedaba de su biblioteca para exiliarse en lo que es ahora Malí. Y es una biblioteca que tiene 12 714 manuscritos, que van del 13 de noviembre del año 1198 –siglo XII hasta finales del siglo XIX. Esta biblioteca ha venido agrandándose….

RFI ¿Qué opinión le merece el juicio contra Ahmed al Faqi al Mahdi?

Francamente yo creo que juzgar a Ahmed al Mahdi es atacarse más a las ramas de un árbol que a la raíz. Yo personalmente he sido víctima de esta situación de destrucciones. La tumba de mi padre, la tumba de mi madre, las dos tumbas han sido destruidas el mismo día que han sido destruidos los mausoleos. Es un dolor muy grande que vuelve hoy en mí. Pero mi primera actitud, con toda la franqueza del mundo, frente al hombre que decidió todo eso -destruir tanto las tumbas de los míos como los mausoleos de una ciudad donde he nacido-, mi reacción puede sorprender, es empezar por perdonar, simplemente perdonar. Perdonar, pero dialogar para que esto no se repita; porque destruir, hacer lo que este hombre ha hecho, es destruir nuestra memoria, es destruir nuestra personalidad. Dialogar con él, dialogar con quien lo ha llevado a hacer eso para que eso no se repita. Juzgar un hombre en el término de los juicios normales que tenemos, que es juicio castigo,  es decir "falta, juicio castigo", esa lógica no nos lleva nunca a nada. La cuestión no es la condena, la cuestión es el diálogo. Tenemos que hablar nosotros, tenemos que ver cómo podemos evitar que haya otros Tombuctú en el futuro.

RFI.- La jueza Fatou BENSOUDA dijo en La Haya que “nadie que haya destruido lo que encarna el alma y las raíces de un pueblo debería escapar a la justicia. ¿Su opinión?

ID.- Estoy absolutamente de acuerdo. Nadie, nadie que destruye debe escapar a la justicia. Pero ¿qué es justicia?, está es la cuestión. Si la justicia es meramente un castigo, la justicia siempre atacará las hojas, siempre atacará las ramas. La justicia para mí no es necesariamente castigo. Que haya justicia y la justicia que sea una manera de ver las causas y de zanjar ésto para que no se repita. Para que la gran jueza no tenga de nuevo en la CPI otros Ahmad. Eso es lo que se tiene que evitar.

 

 

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.