Carrusel de las Artes

Sidi Wacho, resistencia musical franco chilena

Audio 08:30
Facebook/Sidi Wacho

El colectivo musical multicultural Sidi Wacho fue creado en 2015 y desde entonces recorre las salas de concierto de Francia. El nombre mismo de este colectivo franco chileno refleja la mezcla de culturas: “sidi” significa señor en árabe, y “guacho” es la palabra que designa a un huérfano en aymara, el idioma de los pueblos de los Andes.

Anuncios

El francés, el árabe y el español se mezclan en el disco del colectivo Sidi Wacho llamado Libre que salió hace unos meses y que fue impulsado por Saidou, cantante de rap conocido en Francia por su participación en varios colectivos como MAP, que alcanzaron el éxito con mezclas inéditas de rap, ska, reggae y acordeón tradicional del norte de Francia.

Esta vez, Saidou viajó hasta Chile con el objetivo de agregar un ingrediente más a este cóctel musical festivo: la cumbia. Allí conoció al cantante Juanito Ayala que mezcla el ska con ritmos populares de América Latina.

Desde Chile donde se encuentra actualmente, Juanito Ayala nos cuenta que Saidou quería agregar a su música una dimensión sudamericana, y que de Chile la atrajeron tres cosas: “la historia de los chilenos exiliados de la dictadura de Pinochet, el movimiento estudiantil de 2011 y el movimiento mapuche”.

“Inmediatamente nos hicimos amigos, conectamos a nivel artístico y social, y lo que comenzó como la creación de una canción para el nuevo disco de Saidou terminó convirtiéndose en este colectivo”, prosigue.

Las 13 canciones del disco Libre se caracterizan por ser políglotas: español, portugués, francés, y sobre todo el argot de los barrios populares del norte de Francia, son los principales idiomas de Sidi Wacho. El flow de Saidou, el cantante oriundo de Lille, domina claramente el disco, y ante todo su letra comprometida a favor de los marginados del capitalismo, los inmigrantes, las víctimas del colonialismo.

Una música de lucha, con la que también se identifica Juanito Ayala, para quien “la característica de la canción chilena es la denuncia desde los años 50, 60”.

Fiel a su tradición de componer canciones de lucha o de marchas, Saidou propone un disco festivo, con acentos de ska, de música de banda, al que agregaron juntos un toque de cumbia.

“Saidou estaba buscando eso, lo persiguió, se llenó de referentes. Y están los personajes involucrados en el proyecto como Jeoffrey, el acordeonista de MAP, el Pulpo, un percusionista de Lille espectacular… Todos esos elementos hicieron que este sonido aflojara, con la necesidad de crear un proyecto que fuera muy potente a nivel rítmico, que hiciera bailar, que hiciera sacudir el cuerpo pero también la cabeza con letras inteligentes”, concluye Juanito Ayala.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas