EEUU se rinde ante la poeta Amanda Gorman tras su recital a Biden

3 min
Anuncios

Washington (AFP)

Récords de ventas, premios y halagos: Estados Unidos ha caído rendido ante la joven poeta negra Amanda Gorman desde su conmovedora actuación en la ceremonia de investidura de Joe Biden.

Tres de sus obras -una colección de poemas, un libro para niños y una edición especial de los versos recitados para el nuevo presidente de Estados Unidos- lideraban este viernes las ventas de libros en Amazon.

Esto resulta más sorprendente porque todavía ninguno de ellos se ha publicado, y los ansiosos nuevos fanáticos tendrán que esperar a abril, o incluso a septiembre en el caso de "Change Sings: A Children's Anthem", unos versos ilustrados para los más jóvenes.

Pero eso no los disuadió de lanzarse en masa a preordenar los libros, al punto de colocar a la novel artista y activista por delante de Barack Obama, cuyas memorias, "Una tierra prometida", se encuentran en el quinto lugar de la lista de más vendidos.

El expresidente quedó impresionado por Gorman, que, con tan solo 22 años, recitó el miércoles con gracia y una confianza asombrosa un poema de su creación: "The Hill We Climb" (La colina que subimos).

Ella "ofreció un poema que fue más allá del momento. Los jóvenes como ella son la prueba de que 'siempre hay luz, si somos lo suficientemente valientes para verla; si somos lo suficientemente valientes para serlo'", tuiteó Obama, tomando prestados un par de versos que la joven recitó en la ceremonia.

La estrella de televisión Oprah Winfrey, la excandidata presidencial demócrata Hillary Clinton e incluso la ganadora del Premio Nobel de la Paz paquistaní Malala también elogiaron su trabajo.

En un día, ganó dos millones de seguidores en Instagram y más de un millón en Twitter, e incluso sus versos fueron ya musicalizados por el estadounidense Rostam Batmanglij.

Oriunda de Los Ángeles, criada por una madre soltera, sufrió tartamudez cuando era niña, al igual que le ocurrió a Biden, lo que la animó a dedicarse a la escritura.

Una niña prodigio, ganó su primer premio de poesía a los 16 años y fue laureada como la "mejor poeta joven" del país tres años después, mientras estudiaba sociología en la prestigiosa Universidad de Harvard.

Antes que ella, cinco otros poetas, entre ellos Robert Frost y Maya Angelou, fueron convidados a la ceremonia de investidura de los presidentes de Estados Unidos, pero ninguno era tan joven.

Su nombre fue sugerido a los organizadores de la ceremonia por Jill Biden, la esposa del presidente, quien había asistido a una de sus lecturas.

Entonces le pidieron en diciembre que escribiera una oda al "Estados Unidos unido", un mensaje que el presidente demócrata está empeñado en transmitir.

Solo había escrito la mitad del texto cuando partidarios de Donald Trump irrumpieron en el Capitolio el 6 de enero.

Horrorizada, escribió de una vez el final de su poema que, sin negar los males del país, aboga por la unidad para avanzar. "No somos una nación rota, solo una nación inacabada".