"La última cena" de Leonardo da Vinci concluye su confinamiento

Visitantes observan "La última cena" de Leonardo da Vincia, en Milán, Italia, el 10 de febrero de 2021
Visitantes observan "La última cena" de Leonardo da Vincia, en Milán, Italia, el 10 de febrero de 2021 Miguel Medina AFP
3 min
Anuncios

Milán (AFP)

Uno de los frescos más famosos del mundo, "La última cena" de Leonardo da Vinci, salió esta semana del encierro impuesto por el covid-19, y los amantes del arte ya pueden admirarla en el convento de los dominicos en Milán.

Lejos de las aglomeraciones turísticas habituales, numerosos residentes de la capital de Lombardía han aprovechado la ocasión para reservar entrada al convento de Santa Maria delle Grazie, donde se encuentra la pintura mural ejecutada entre 1495 y 1498.

"Para mí esto es un renacimiento, vuelvo a vivir. Después de esta terrible pandemia, puedo escapar, aliviar el alma, volver a sentir emociones", asegura Alessandra Fabbri, de 37 años, quien trabaja en publicidad digital.

Residente en Milán, pero originaria de Urbino, el lugar de nacimiento de Rafael en el centro de la península, otro maestro de la pintura, reconoce los fuertes vínculos entre esos grandes artistas del Renacimiento.

Después de la medición obligatoria de la temperatura, pequeños grupos de 12 personas pueden ingresar en silencio y por quince minutos al célebre refectorio, donde se encuentra una de las obras pictóricas más bellas del mundo.

El célebre mural representa la cena en la que Jesús anuncia que uno de sus doce discípulos le traicionará.

- 'Arte y espiritualidad' -

"Es la obra de arte más hermosa que he visto en mi vida, una mezcla de arte y espiritualidad, es mágica", sostiene extasiada Anna Oganisyan, de 50 años, pianista francesa que vive en Milán.

Acompañada por su hija Anne-Charlotte, Oganisyan logró conseguir a último minuto las entradas, lo que sería imposible antes de la pandemia, ya que había que reservar con al menos tres meses de anticipación.

Meta imprescindible para el 60-70% de los turistas que llegaban del extranjero antes de la pandemia, entre ellos estadounidenses, chinos y coreanos, la obra del genio del Renacimiento, quien destacó en múltiples disciplinas, está a disposición ahora para los milaneses.

"Apostamos por un turismo local, algo que los milaneses reclamaban, porque estos lugares estaban copados por el turismo internacional", estima Michela Palazzo, directora del Museo Cenáculo Leonardo Vinci.

El museo, que volvió a abrir sus puertas el martes, había cerrado por primera vez sus puertas tras el primer confinamiento decretado a finales de febrero. Luego reabrió el 10 de junio hasta el 5 de noviembre.

Los ingresos de alrededor de 1,2 millones de euros anuales (1,4 millones de dólares) se vieron afectados con una caída del 80% en 2020.

El año anterior, en 2019, batió el récord con más de 445.000 visitantes debido a las conmemoraciones del 500 aniversario de la muerte de Leonardo da Vinci.

- Sin filas -

"A partir de ahora, no hay más filas, el silencio predomina, son las condiciones óptimas para admirar esta extraordinaria obra maestra y escapar de la pandemia", asegura Michela Palazzo.

A diferencia de sus vecinos europeos, Italia alivió las restricciones anti-covid vigentes en la mayoría de sus regiones a principios de febrero, autorizando a bares, cafeterías y restaurantes volver a abrir al público.

Los museos también han podido abrir, pero sólo durante la semana para evitar aglomeraciones.

"Desde hace mucho tiempo quería ver 'La última cena', es que es muy hermosa", confesó Davide Palano, un estudiante de secundaria de 17 años, quien reservó la entrada por internet la víspera.