Artistas del Movimiento San Isidro piden diálogo nacional en Cuba para superar la "crisis"

Anuncios

La Habana (AFP)

El Movimiento San Isidro (MSI), un colectivo de jóvenes artistas cubanos, llamó este viernes a un "diálogo nacional" para superar "la grave crisis" económica que vive el país, tres meses después de servir de detonante a una inédita protesta a favor de la libertad de expresión en la isla.

El "Movimiento San Isidro manifiesta la necesidad urgente de llamar a un Diálogo Nacional" para "superar la grave crisis que invade cada rincón de nuestra hermosa tierra", señaló el grupo en un mensaje publicado en su página en Facebook.

Según el colectivo, la propuesta de diálogo nace "ante la negativa absoluta" del gobierno a "escuchar a quienes piensan diferente y discrepan de la dirección en la que se ha conducido el destino" del país.

Con ese proyecto, el grupo "busca aglutinar las opiniones acerca de los problemas" que aquejan al país, "pero también de las propuestas" para revertir la situación.

En el texto, el MSI critica "las erráticas decisiones" que está adoptando el "gobierno nacional para enfrentar la crisis económica que actualmente afecta a toda la población cubana".

"Las medidas de la denominada Tarea Ordenamiento, sólo han agudizado las desigualdades económicas y sociales", subraya refiriéndose a la reforma financiera que el gobierno puso en marcha en enero, con incrementos de salarios, pero también del precio de alimentos y servicios básicos.

El MSI fue creado en La Habana Vieja en 2018, en respuesta a un polémico decreto oficial que obliga a los artistas a profesionalizarse y vincularse con el Ministerio de Cultura.

Ganó notoriedad dentro y fuera de la isla en noviembre pasado, cuando la policía desalojó a 14 miembros del grupo que protagonizaban una protesta desde hacía 10 días por la detención y condena de uno de sus miembros.

El desenlace de la protesta de San Isidro fue el detonante de la inédita manifestación que realizaron el 27 de noviembre unos 300 jóvenes frente al Ministerio de Cultura para reclamar libertad de expresión y un diálogo con las autoridades.

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, calificó entonces la protesta del MSI como "el último intento" de la administración de Donald Trump "por derrotar la revolución cubana".