De Roma a Madrid, el viaje de una experta para autentificar un posible Caravaggio

Una mujer observa unos cuadros de la exposición "Utrecht, Caravaggio y Europa" en el museo Alte Pinakothek en Múnich, Alemania, el 16 de abril de 2019
Una mujer observa unos cuadros de la exposición "Utrecht, Caravaggio y Europa" en el museo Alte Pinakothek en Múnich, Alemania, el 16 de abril de 2019 Christof Stache AFP/Archivos
Anuncios

Madrid (AFP)

En cuanto vio una foto del cuadro, Maria Cristina Terzaghi tuvo claro que se trataba de un Caravaggio. Tomó un avión en Roma y se presentó en Madrid para examinar la obra, cuya venta fue bloqueada el jueves por el gobierno español a la espera de autentificar la autoría.

Sentada en una cafetería de la capital española, la especialista del maestro italiano del claroscuro (1571-1610) cuenta a AFP lo que ella misma ha bautizado como "la operación Caravaggio".

Apenas unas horas antes de que una casa de remates madrileña la pusiera en venta a un precio de partida de 1.500 euros, el ministerio español de Cultura bloqueó el jueves la subasta de "La coronación de espinas", hasta ahora considerada como una obra de alguno de los discípulos del pintor español José de Ribera.

El ministerio precisó que desde ahora se realizará un examen riguroso para autentificar la autoría de este óleo sobre lienzo.

"Vi el cuadro en una imagen que me habían enviado por Whatsapp unos amigos anticuarios, y que habían entendido al momento que podía tratase de una obra muy importante. Querían saber lo que yo pensaba", cuenta esta profesora de la Universidad de Roma III.

Al principio pensó en un Battistello, uno de los discípulos de Caravaggio, pero luego se dijo que este 'ecce homo' era una obra del maestro italiano. No obstante, y por prudencia, "no podía decir que era de Caravaggio sin verlo", apunta.

En ese momento fue cuando la dirección del madrileño Museo del Prado la llamó para pedirle su parecer. Al aterrizar el miércoles en la capital española, pudo ver el cuadro en la casa de remates que debía venderlo el jueves, Ansorena.

"Ahí no tuve más duda (...) Para mí era evidente que se trataba de una obra de Caravaggio", añade la especialista, confortada de que su hipótesis tuviera eco en el Prado, y contenta de que España haya declarado la obra como inexportable. "Eso ha sido, para mí, el resultado más importante".

Una decisión tomada por el gobierno español a raíz de un informe del Prado, que alertaba de "evidencias documentales y estilísticas suficientes" como para creer que el cuadro podría ser una obra original de Michelangelo Merisi da Caravaggio.

- Una larga investigación por delante -

Según Maria Cristina Terzaghi, todo coincide con el estilo del celebrado maestro del barroco: "la cabeza del Cristo", el brillo de su torso, "la tridimensionalidad de las tres figuras" sobre un fundido "casi cinematográfico", el color púrpura del manto del Cristo, las dimensiones del cuadro (111x86 cm)...

Aunque como ocurre a menudo cuando toca atribuir un cuadro a un gran maestro, la hipótesis no convence a todos.

Eric Turquin, experto muy apreciado en las casas de remates francesas, dijo a AFP el jueves que a su parecer el cuadro no fue hecho por Caravaggio. "No veo la mano de Caravaggio en ese cuadro. El tema es propio de Caravaggio, y probablemente fue pintado entre 1600 y 1620 por un buen pintor, pero no por Caravaggio", dijo.

El trabajo sobre la autoría "durará el tiempo que haga falta", y "todos los expertos participarán en él, evidentemente", para "obtener resultados lo más cercanos a la verdad", destaca Maria Cristina Terzaghi.

"Está claro que la atribución (de una pintura) es algo muy personal; es una ciencia que no es una ciencia exacta, y en ese sentido todo el mundo tiene una opinión diferente, pero cada opinión nos ayuda a entender algo más sobre la pintura", explica Terzaghi.