La cineasta chilena Dominga Sotomayor: "Es difícil pensar ficción en pandemia"

Cannes (Francia) (AFP) –

Anuncios

La directora Dominga Sotomayor, única representante de Chile este año en Cannes, presenta este miércoles su contribución en un largometraje internacional sobre la pandemia, una época que por el sufrimiento que supuso dificultó la creatividad de los cineastas, asegura.

A cada respuesta, Sotomayor, directora de filmes como "De jueves a domingo" y "Tarde para morir joven", revela una nueva faceta profesional: es productora, miembro de un colectivo que filmó la revuelta social en Chile en 2019, copropietaria de un flamante cine en Santiago y profesora de dirección de la Universidad de Harvard (Estados Unidos), adonde se trasladará a vivir en agosto.

En Cannes, esta chilena de 36 años presenta su corto en "The year of the everlasting storm", un compendio de historias sobre el confinamiento filmadas por directores internacionales, como el iraní Jafar Panahi y la estadounidense Laura Poitras.

En el suyo, Sotomayor, que rodó con su madre, la actriz Francisca Castillo, muestra cómo la pandemia frustró la celebración de eventos felices, como el nacimiento de un bebé.

Pregunta: ¿Cómo nació el proyecto internacional "The year of the everlasting storm"?

Respuesta: "En junio de 2020, me llamó una productora de Estados Unidos que conocía. La idea era rodar cortos ambientados en el presente y que se filmaran respetando las normas de la cuarentena del país. En ese momento en Chile estaba muy duro: estábamos con un permiso a la semana para salir de dos horas. Dije que sí y fui durante dos fines de semana a casa de mi madre y rodamos juntas. Me reencontré con la artesanía del cine e incluso hice la cámara por primera vez".

P: ¿Cómo vivió como directora la pandemia?

R: "Es difícil pensar en hacer ficción en un contexto de pandemia. Un estado creativo requiere un mínimo de tranquilidad. Me parece hasta burgués pensar en una ficción mientras uno no sabe si va a vivir una semana más.

En Chile además se mezcló el estallido social con la pandemia: muchos directores dejamos de filmar cosas personales y nos pusimos a registrar lo que estaba pasando en las calles en Chile".

P: Su cortometraje es la única cinta chilena presente en Cannes. ¿Hubo un parón mayor que en otros países durante la pandemia?

R: "Se ha filmado mucho menos. Tenemos una productora que se llama Cinestación y vemos cómo todo está corrido. Por ejemplo la primera película dirigida por la actriz Manuela Martelli estaba planeada hace dos años y se va a filmar en agosto.

Me asusta mucho porque el gobierno ha estado bastante reacio a los apoyos culturales. La pandemia mostró la fragilidad de las personas que trabajan en cultura porque lo extremó todo y en términos de seguridad social, no hay nada".

P: ¿Cree que la nueva Constitución puede mejorar las condiciones del sector?

R: El estallido social fue una movilización de todos y se plasmó en la Constitución que se está escribiendo. Eso nos da esperanzas de que sea lo más amplia posible y que se apoyen los proyectos culturales no comerciales, a los trabajadores culturales...

P: Su próximo largometraje, "Niebla", inspirado en Noruega, contará con un casting internacional. Muchos filmes en Cannes también cuentan con ese diversidad, como "Memoria", dirigida por un tailandés, Apichatpong Weerasethakul, protagonizada por una británica, Tilda Swinton, y rodada en Colombia. ¿Es una tendencia?

R: Sí, los territorios se están borrando, y con la pandemia incluso en términos de exhibición. Por ejemplo, con nuestro cine en Santiago organizamos una retrospectiva de Raúl Ruiz y Valeria Sarmiento 'on-line' y nos asociamos con los bolivianos. Fue lindo: la sala de cine (virtual) era mitad de Bolivia y mitad de Chile. Se empezaron a abrir perspectivas bien interesantes.