Pan comido para España

Audio 04:37
Fernando Torres celebrando con Raúl Albiol su cuarto gol, este 20 de junio en el Estadio Maracana de Río de Janeiro.
Fernando Torres celebrando con Raúl Albiol su cuarto gol, este 20 de junio en el Estadio Maracana de Río de Janeiro. Reuters

España y Uruguay vencieron en la segunda jornada del grupo B. Los ibéricos pasaron por encima del equipo de Tahití, mientras que los sudamericanos lograron una trabajada victoria ante Nigeria.

Anuncios

España se dio un paseo en el grupo B del la Copa Confederaciones al vencer por 10-0 a la débil selección de Tahití: los campeones del mundo no encontraron rival en un equipo aficionado, que apenas cuenta con un jugador profesional y para el que ya es una hazaña marcar un gol. Fernando Torres, con cuatro tantos, y David Villa, con tres, fueron los más presentes en un marcador que completaron David Silva, en dos ocasiones, y otra anotación más de Juan Mata.

Así, España confirma su lugar en las semifinales del torneo y ahora espera en la última fecha por Nigeria, que cayó 2-1 frente a Uruguay. La Celeste logró una victoria clave al imponerse 2-1 a los africanos. Los de Oscar Tabarez se afueron adelante en el marcador con un gol de su capitán, Diego Lugano, aunque un quiebre del mediocampista John Obi Mikel permitió a los africanos igualar la pizarra. Sin embargo, apenas arrancado el segundo tiempo, apareció el otro Diego de los charrúas, Diego Forlán, que cumplía 100 partidos con la Celeste y lo celebró de la mejor forma, con un zurdazo inatajable que significó una victoria que sabe a semifinal.

Hay que decir que en medio de las protestas sociales que hacen crecer los rumores de una posible suspensión del torneo, esta Copa Confederaciones continuará con su acción mañana, con un clásico del fútbol: Brasil ante Italia. La Verdeamarela y la Azzura chocan en Salvador para definir quién se queda con el grupo A, cuya jornada completarán Japón y México, ya eliminados.

En otras noticias, la NBA ya tiene campeón. Tras siete encuentros y muchas emociones, Miami inclinó la serie de campeonato a su favor al vencer en el séptimo partido a San Antonio con marcador de 95-88. De esta forma, el quinteto de Erik Spoelstra retiene el título del año pasado y suma la tercera corona para la franquicia de la Florida. Como ha venido siendo habitual, la actuación de LeBron James fue clave para la victoria de su equipo: el alero aportó 37 puntos, 12 rebotes y 4 asistencias y un robo de balón a 27 segundos del final para extender su supremacía, pues James es también reconocido como el jugador más valioso de la final, un honor que recibe por segundo año consecutivo.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas