Saltar al contenido principal
FRANCIA

Maria Sharapova, reina de Roland Garros

La rusa Maria Sharapova se lleva por segunda vez el trofeo de Roland Garros.REUTERS/Vincent Kessler
La rusa Maria Sharapova se lleva por segunda vez el trofeo de Roland Garros.REUTERS/Vincent Kessler
Texto por: Manuel Dueñas
3 min

Dos años después de que lograra Roland Garros, la rusa Maria Sharapova reconquistó este sábado París. Triunfó en una de las finales más largas y disputadas de la historia a la rumana Simona Halep. La jugadora de 22 años que vive sus días dorados, sucumbió ante la veterana de 27 años. 

Anuncios

 

Fue tal vez la final más cerrada de la historia reciente de Roland Garros. Cuando menos, la primera en trece años que se define en tres sets. El dato funciona como precisa radiografía del triunfo de Maria Sharapova, que debió emplearse a fondo para derrotar a la rumana Simona Halep. El partido fue cerrado, intenso, disputado en todos sus detalles. Hasta las cuerdas de su raqueta rompió Halep para devolver una bola. Al final, Sharapova sacó una luz de ventaja para imponerse (6-4, 6-7, 6-4) y consagrarse por segunda vez en tres años en París.

Confrontación de estilos

Ya desde el arranque, Sharapova y Halep salen sin guardarse nada y evidencian una notable confrontación de estilos: el juego autoritario de la rusa, con saque potente y golpes temibles, y la sólida filigrana de Halep, notable desde la línea de fondo e incansable en cada defensa.

Hace calor en París. Entre pausa y pausa, cada una toma agua, se hidrata, respira. Sharapova incluso pide toallas frías. En la plenitud de la tarde, ninguna se saca ventajas y hay juegos que parecen durar una eternidad, o casi. No hay puntos gratis: saque Sharapova o Halep, cada pelota es arduamente disputada, como en un laberinto. Pero la experiencia de Sharapova no es solo un palmares. A diferencia de su rival, novata en esta instancia, la rusa disputa su tercera final consecutiva en la arcilla parisina. Ya sabe lo que es ganar en la Philippe Chatrier. Sharapova entonces se procura la diferencia esencial y, esta vez sin fallar en su servicio, hace suyo el primer set.

La resistencia rumana

Lo más igualado llega después, porque el partido no tiene dueña. Sharapova se adelanta 2-0 pero ve como Halep recupera una bola imposible para ponerse 2-2; ve como, una vez más, la rumana rompe su servicio y se pone 5-5, y como luego gana el tie break tras quedarse sin una cuerda de su raqueta. Sharapova tiene rival, y esa rival está dispuesta a escalar cualquier cumbre, a superar cualquier obstáculo.

Ahora bien, allí cuando las dos están al límite, la rusa vuelve a ir un poco más lejos: con Halep sacando y empatadas 4-4, la rusa es voraz y rompe el servicio de Halep así sin más, rotundamente. Con 5-4 y ahora sirviendo para el título, es expeditiva y no da opciones a la rumana. Una década después de su primer grand slam (Wimbledon), Sharapova repite gloria en París (su primera vez había sido en 2012). Es la final más difícil, la única que tampoco ganó en dos sets. Pero eso vale un Roland Garros. Sharapova vuelve a reinar en la capital francesa.

"Es la victoria más emotiva para mí", reconoció Sharapova tras el encuentro. "Lo más difícil desde lo físico, sobre todo siendo una final, especialmente en un grand slam. No juegas muchas finales en las que pasas de tres horas ", cerró la campeona.                 

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.