Saltar al contenido principal
EUROCOPA 2016

Portugal se queda con los cuartos y Croacia con las lágrimas

El croata Luka Modrić consolado por el portugués Pepe, luego del partido en Lens en el estadio Bollaert-Delelis, el sábado 25 de junio.
El croata Luka Modrić consolado por el portugués Pepe, luego del partido en Lens en el estadio Bollaert-Delelis, el sábado 25 de junio. REUTERS/Gonzalo Fuentes Livepic
Texto por: Carlos Pizarro
5 min

Las selecciones de Polonia, País de Gales y Portugal se convierten en los primeros equipos en obtener su pasaporte a cuartos de final tras eliminar respectivamente a los conjuntos de Suiza, Irlanda del Norte y Croacia. Mañana lunes gran expectativa por el clásico España-Italia pero este domingo los irlandeses buscan la revancha contra Francia.

Anuncios

Portugal-Croacia, desenlace dramático

La selección de Portugal, la que tantas dudas está generando en esta Eurocopa ya está en cuartos de final mientras que la selección de Croacia, uno de los conjuntos que mejor juego había generado hasta el momento, dijo despiadadamente adiós al torneo continental.

Los dos equipos se respetaron demasiado durante los primeros 90 minutos. Mientras los portugueses cerraban los espacios entre líneas los croatas se desplegaban ordenados en defensa a cada arranque de los lusos.

El aporte defensivo de Pepe se mostró determinante para los lusos y del lado contrario, hasta que se desperezó Luka Modrić, Domagoj Vida se encargó de aportar el peligro en las más claras ocasiones creadas por los croatas.

Tras un enorme despliegue físico entre los dos conjuntos y después del 0 a 0 al término de la segunda parte, se llegó a una prórroga en la que la selección portuguesa desencadenó un manojo de nervios y agobios generados por la presión que los croatas ejercían para obtener su pase ante la inminente llegada de los penales.

Pero este gran partido escondía un desenlace dramático. Cuando más dominaba Croacia cerrando al conjunto portugués en su propia área y luego de un balón al palo tras un cabezado de Perišić se inició una contra para los lusos en la que se generaría su única llegada a puerta y que desembocaría en el milagroso gol que marcó Cuaresma tras un tiro cruzado de Ronaldo frenado por los guantes de Subašić (m117). Los croatas no tuvieron a penas tiempo para reaccionar, aunque si volverían a contar con otra ocasión clara de Vida que intentó una volea que acabaría rozando la puerta portuguesa.

El futbol es a veces un reflejo de lo ocurrido en Lens y sino tampoco se podría explicar. Un equipo propuso el juego y las ocasiones, mientras que el otro se limitó a estar agazapado hasta enseñar un zarpazo final. Al final, premió para el que aún no ha ganado un partido en el tiempo reglamentario y duro castigo para el que mostró unas buenas credenciales durante la primera fase de la competición. Futbol es futbol como diría el tópico pronunciado por Vujadin Boskov y más en las instancias eliminatorias, donde lo más insospechado puede suceder.

 
Polonia pasa la criba gracias a los penales

Sin llegar a jugar uno de los partidos más atractivos de la Eurocopa, las selecciones de Polonia y Suiza disputaron la primera tanda de penales de la competición que se decantaría a favor del equipo polaco, más preciso que los helvéticos tras marcar los 5 tiros reglamentarios.

Tras los primeros minutos vividos en Saint Etienne, hubiese parecido que Polonia se iba a merendar a Suiza en una tarde perfecta para la práctica del futbol. Solo hubo que esperar 20 minutos para que los suizos se encontrasen más cómodos en el terreno de juego y así, igualar una contienda que llego a tener varias ocasiones por ambas partes pero que no llegó a enamorar por su nivel.

Curiosamente cuando los suizos se habían despertado y se encontraban más cómodos, llegó el tanto de Polonia a través de Blaszczykowski, que vuelve a salvar los galones de un Lewandowski que sigue sin mostrar su olfato goleador y que pareciese que jugase a parte del resto de su equipo.

Ya en la segunda mitad se revindicaron dos futbolistas que gracias a su protagonismo cambiarían el devenir del partido. De un lado el arquero polaco Fabianski, que salvaría a los suyos de dos claras ocasiones de gol, una de ellas a balón parado cuando el esférico lanzado por Rodríguez se colaba por la escuadra izquierda de su marco. Del otro, el director de juego de los suizos, el menudo Shaquiri, quien inscribió el gol del empate a 1 tras firmar quizás el tanto más bello de lo que llevamos de campeonato con una chilena que acabo con el balón traspasando la línea junto al palo izquierdo.
Con empate a 1 gol, las dos selecciones llegaron al tiempo de prolongación y de igual modo, a la fatídica tañida de penales donde los polacos no cometieron ningún fallo y los suizos erraron con el lanzamiento de Xhaka. Con un guion más largo de lo esperado, Polonia ya se ha colado en los cuartos de final donde le espera la veterana selección de Portugal.

Gales confirma su estado de gracia

Se va de Francia la selección de Irlanda del Norte y con ella la afición que más color y mejor ambiente ha aportado en la fiesta del futbol europeo. Se marchan con la cabeza alta, luego de hacer historia tras colarse a la segunda fase en su primera participación continental.

Pero la selección irlandesa también se va de la Eurocopa con la duda de saber si hubiera podido romper todos los pronósticos de no haber sido por ese gol en propia puerta que amargamente anotó Gareth McAuley en el minuto 74.

Los galeses, que desde que aterrizasen en tierras francesas, están envueltos en un estado de gracia, que bien refleja su líder, Gareth Bale, firmaron el partido más irregular de todos los que han disputado. Aun así, la estrella del Real Madrid que había estado muy apagado durante gran parte del partido, sacó de su amplio repertorio un centro potente desde la banda la izquierda en busca de un rematador. Ese balón, disparado con golpe seco, se paseó por el área chica para alegría de los galeses que encontraran su fortuna en las pernas del malogrado McAuley.

Desde el definitivo 1-0 hasta el pitido final, Irlanda del Norte quiso y no pudo. El castigo fue demasiado duro para los irlandeses, teniendo en cuenta que el doloroso gol llego cuando intimidaban con regularidad al área galesa. Para entonces la suerte estaba echada. El destino marcaba que Gale y los suyos seguirían ampliando su bella e histórica leyenda en la Eurocopa francesa.

 
 

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.