Cristiano salvó a Portugal en un apasionante empate frente a España

CR7 anota el tercer gol de tiro libre frente a España en la Copa del Mundo Rusia 2018.
CR7 anota el tercer gol de tiro libre frente a España en la Copa del Mundo Rusia 2018. REUTERS / Ueslei Marcelino
Texto por: RFI
3 min

Cristiano Ronaldo se asoció con el gol en un Mundial al marcar una tripleta aunque solo sirvió para que Portugal iguale 3-3 con España por el Grupo B, un día antes de que su competidor del decenio, el argentino Lionel Messi, entre en acción ante la debutante Islandia en Rusia-2018.

Anuncios

El portugués se transformó en el cuarto jugador de la historia en marcar en cuatro Mundiales consecutivos, al anotar de penal el primer gol contra España en su debut en Rusia-2018. Los otros históricos en lograr la hazaña son los alemanes Miroslav Klose (16 tantos repartidos entre 2002, 2006, 2010 y 2014) y Uwe Seeler (nueve en 1958, 1962, 1966, 1970) y el brasileño Pelé (12 redes entre 1958, 1962, 1966 y 1970).

El goleador portugués sin embargo solo cuenta con seis goles en sus cuatro Copas del Mundo (2006, 2010, 2014 y 2018). Los lusos hicieron bien en no confiarse de que sus vecinos estuvieran en crisis. España pareció no haber acusado el golpe por la salida intempestiva de su entrenador Julen Lopetegui, dos días antes del inicio del Mundial, al remontar en dos ocasiones con un Diego Costa con la pólvora seca y pasar al frente con tanto de Nacho Fernández. El nuevo orientador Fernando Hierro dejó que sus muchachos se movieran respetando la marca de origen del 'tiki-taka' y a poco estuvieron de llevarse un triunfo que parecía difícil entre tanta zozobra interna.

No tiene fin

Ya lo había hecho cientos de veces. Marcar un gol decisivo y correr hacia la banda con la alegría rabiosa de quien se pone constantemente a prueba. Pero los sprints de Cristiano Ronaldo tras sus tres tantos en Sochi fueron diferentes. Fueron ante la misma España que ya le desquició en el pasado, el mismo día en que se conoció su millonario acuerdo con el fisco y en el arranque de un Mundial. La euforia está para estas ocasiones, y más cuando en el equipo de enfrente hay un incendio.

Da igual que el primer gol fuera de penal y que quedara una vida por delante, Cristiano acababa de rediseñar un partido que ya había nacido ardiendo. Como las íntimas rivalidades entre vecinos, que pueden amarse, despreciarse o aborrecerse, pero nunca perderse de vista. Y a este atleta sublime que con 33 años, cinco Balones de Oro y casi todo ganado nunca se cansa de competir, le gusta que le miren. La adrenalina le sienta como un guante a Cristiano, que llegaba a Sochi con mucho que contar.

Cuestionado por su salida de tono en Kiev -donde insinuó que podía estar cerca de dejar el Real Madrid aguando parte de la fiesta de la 13ª Champions-, y apenas horas después de que aceptara pagar 18,8 millones de euros a la Hacienda española para intentar cerrar una investigación por fraude fiscal, fue más Cristiano que nunca.

Rompió el partido al primer minuto y luego asestó un golpe a la recuperación de una España a la que todo se empeña en salirle mal. En 45 minutos metió dos goles, casi tantos como los tres que había anotado en los Mundiales que había disputado hasta ahora. Para cuando la 'Roja' había recuperado el mando, tras el lindo 3-2 de un Nacho al que su compañero le había dado la noche, se reservó el tercero, al borde del final. Y de falta, especialidad de la casa.

Con AFP.-

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas