Saltar al contenido principal
Crónicas Deportivas

Covid-19: el atleta venezolano que navega contra viento y marea para llegar a los Olímpicos

Audio 08:13
A los 28 años, Andrés Lage consiguió su primera clasificación olímpica.
A los 28 años, Andrés Lage consiguió su primera clasificación olímpica. © Sailing Energy
Por: Ana María Ospina

El velerista venezolano Andrés Lage es uno de los más de mil atletas clasificados a los Juegos Olímpicos de Tokio que fueron aplazados hasta el 2021 a causa del coronavirus. Tras el fin de la cuarentena tendrá que prepararse en difíciles condiciones sanitarias y económicas.  

Anuncios

Contra viento y marea Andrés Lage se prepara para representar a Venezuela en los Juegos Olímpicos de Tokio. Como muchos deportistas de alto rendimiento, se entrena fuera de su país. Desde 2015 vive en España, específicamente en el Real Club Náutico de Valencia. RFI conversó con el velerista.

RFI: ¿Se ha despertado en estos días pensando que si la pandemia no hubiese obligado a aplazar los olímpicos, estaría en Tokio?

Andrés Lage: Trato de llevar el día a día lo más real posible. Durante esta campaña no he pensado en el hubiese sino en lo que hay.

RFI: ¿Tomó esa misma actitud cuando se anunció el aplazamiento de las justas?

Andrés Lage: Sٕí. No fue algo que me tomó por sorpresa porque ya veíamos que se cancelaban o se posponían otros grandes eventos deportivos. Finalmente lo asumimos como un año más de preparación, de trabajo fuerte y lo vimos más como una oportunidad para mejorar.

►► Lea también: Tokio 2020: así reaccionan los deportistas tras postergación de las Olimpiadas

RFI: ¿Cómo se entrenó durante el confinamiento?

Andrés Lage: Tuve la suerte de estar en un centro de alto rendimiento, que si bien no tenía acceso al agua, teníamos un gimnasio y una bicicleta estática para trabajar la parte física. Realmente el confinamiento lo llevé como una concentración deportiva más que como un confinamiento social, por eso no me afectó tanto psicológicamente.

RFI: ¿Existen algunas técnicas que se pueden reforzar, sin necesidad de navegar?

Andrés Lage: Básicamente el mejor ejercicio para navegar es navegar pero se puede trabajar en tierra para reforzar ciertos grupos musculares que requerimos mientras estamos navegando, por eso decidimos que al no poder navegar durante casi tres meses, trabajar a fondo la parte física.  En los meses venideros aumentaremos el trabajo físico en el agua. A la larga tampoco se perdió porque los campeonatos fueron anulados así que fue como una pretemporada.

RFI: ¿Con cuantas personas trabaja?

Andrés Lage: Tengo la suerte de contar con un equipo que me ha acogido porque lamentablemente no cuento con los recursos ni siquiera para soñar con tener un equipo multidisciplinario, mucho menos para tener un entrenador. Es un grupo de trabajo integrado por varios competidores, algunos ya clasificados a los olímpicos y otros aún buscando cupo. Hay dos españoles, un argentino, un irlandés, un austriaco, un alemán, un mexicano y un croata. Es un equipo bastante multicultural.

RFI: ¿Cómo es el apoyo del Comité Olímpico Venezolano?

Andrés Lage: El Comité Olímpico Venezolano me ha dado la oportunidad de acceder a una Beca de Solidaridad Olímpica la cual gracias a eso es que puedo vivir. Son 500 dólares al mes con los que cubro los gastos de la alimentación pero la realidad es que si no fuese por el Comité Olímpico estaría más complicado.

RFI: Tenemos entendido que en su caso, le tocó hacer varios préstamos de dinero para financiar tu preparación y clasificación.

Andrés Lage: Los créditos todavía los estoy pagando. A veces trabajo cuatro horas lavando barcos aquí en el muelle en Valencia para poder sacar dinero extra que me permita completar para pagar el alojamiento, la comida, etc. Antes de clasificarme tuve que trabajar en tiendas de comida rápida, tiendas de ropa deportiva  y dando clases de vela. Todo lo he hecho con mucha humildad y con mucha honradez pero la realidad es que un deportista olímpico debería estar más enfocado en trabajar por los objetivos deportivos a estas alturas.

Para mí lo más importante es nunca rendirse y luchar por los sueños de toda una vida.

También quisiera aprovechar para hacer un llamado a todas las autoridades deportivas nacionales e internacionales a que inviertan en el apoyo antes de del resultado porque cada niño que se convierte en deportista es un potencial  buen ciudadano, es un delincuente menos. Es importante que la gente entienda que no solo son las medallas, que son los valores que se transmiten a través del deporte que además son para toda la vida.

De 100 deportistas, uno llegará a los olímpicos y los otros 99 serán doctores, profesores, policías y todos van a ser seres humanos íntegros. Por eso es muy importante que las condiciones estés dadas para que los niños puedan disfrutar del deporte.

RFI: ¿Qué le llamó la atención para decidirse por la vela? 

Andrés Lage: La vela de practico desde los 10 años y fue por casualidad. Había una exhibición de vela en el lago cerca de donde vivía en Venezuela, yo fui y fue amor a primera vista. Desde ese día no me bajado de un barco

RFI: Venezuela no es un país velero pero, ¿qué tan atractivo es navegar allí?  

Andrés Lage: Navegar en Venezuela es un espectáculo. Tenemos excelentes condiciones los 12 meses del año y es una cosa que la gente no valora. Una vez que vas a Europa y te das cuenta que realmente solo hay buen tiempo con suerte tres meses y depende de la zona, valoras mucho más el clima que hay en Venezuela y en el Caribe.

►► Lea también: El ‘teletrabajo’ de los clasificados a Tokio 2020 ante el coronavirus

Tokio albergará en 2021 a 11.000 deportistas que actualmente se entrenan en condiciones inéditas y desiguales. Estos deportistas tendrán que aguantar un año más, sorteando el coronavirus y la crisis económica para no despertar del sueño olímpico. Andrés Lage confía en que no naufragará en el intento.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.