Embiid y Jokic plantan batalla a Lebron por el MVP de la NBA

Anuncios

Los Angeles (AFP)

En la actual era del triple en la NBA, Joel Embiid y Nikola Jokic han reivindicado la posición de pívot emergiendo como los grandes rivales de LeBron James por el premio al Jugador Más Valioso (MVP) de la temporada.

Aunque ningún "center" ha conseguido este galardón desde Shaquille O'Neal en 2000, el camerúnes Embiid (Philadelphia 76ers) y el serbio Jokic (Denver Nuggets) aparecen en todos los pronósticos provisionales del MVP tras concluir la primera mitad de la campaña, que culminará con el Juego de las Estrellas (All-Star) del domingo.

Embiid, de 26 años y 2,13m de altura, es por el momento quien mejor combina los éxitos individuales con los de su equipo, los 76ers, a los que mantiene en la primera plaza de la conferencia Este con 24 victorias y 12 derrotas.

El inmenso talento del camerunés nunca ha estado en cuestión pero sí su capacidad para liderar a Philadelphia hasta la lucha por el título, lastrado por las lesiones desde el inicio de su carrera NBA en 2016.

Esta temporada, en cambio, Embiid ha estado en pista en 30 de los 34 partidos promediando 30,2 puntos (la mejor marca de la NBA tras los 32,9 de Bradley Beal), 11,6 rebotes, 3,3 asistencias, 1,2 robos y 1,4 tapones.

Además de estas cifras estratosféricas, el camerunés ha sido decisivo en los momentos finales de grandes victorias, como el triple en los últimos segundos con el que forzó el miércoles la prórroga contra los Utah Jazz, primer clasificado del Oeste.

En el Oeste, Nikola Jokic ha presentado también la candidatura a suceder al griego Giannis Antetokounmpo (Milwaukee Bucks), ganador de los dos últimos MVP.

Con su 2,11m de altura, el 'Joker' es el gran director de juego de los Nuggets y el mejor pívot pasador de la actual NBA, y quizás de la historia de la competición.

Al serbio, de 26 años, le vino bien el corto periodo entre el final de la pasada temporada en octubre y el inicio de la actual en diciembre para arrancar en plena forma física y aumentar aún más su impacto en el equipo.

Jokic ha pasado de los 19,9 puntos de la pasada campaña a los actuales 27,1, de 9,7 rebotes a 11,0 y de 7,0 asistencias a 8,6.

Los Nuggets, sin embargo, se encuentran en una decepcionante sexta posición del Oeste sin confirmar el potencial que apuntaron en los pasados playoffs en Disney World (Orlando), cuando eliminaron a los favoritos Clippers y llegaron hasta las finales de conferencia.

- "King James" por su quinto trofeo -

A pesar de su físico y la posición que ocupan, ni Jokic ni Embiid son pívots tradicionales sino jugadores capaces de brillar en todas las facetas del juego, incluido el lanzamiento de tres puntos.

En una época en que la mayoría de los equipos prioriza el juego exterior, ambos jugadores son también una amenaza desde fuera de la pintura y promedian más de un triple por partido.

Cualquiera de ellos podría lograr que el MVP recayera de nuevo en un pívot dominador pero tendrán que superar a un extra motivado LeBron James, que ansía levantar por quinta vez este trofeo, que no obtiene desde 2013.

El pasado septiembre, tras la entrega de su segundo MVP a Antetokounmpo, LeBron reconoció que estaba "cabreado" al haber sido votado en primer lugar por solo 16 de los 101 electores del galardón.

Un mes después, celebrando en plena pista el título con Los Angeles Lakers, 'King James' reivindicó de nuevo sus excepcionales logros.

"Solo queremos nuestro respeto", dijo LeBron tras acabar con la sequía de 10 años de los Lakers. "Yo también quiero mi maldito respeto".

A sus 36 años, el alero ha ganado cuatro veces el premio y ha quedado en segunda posición en otras cuatro.

En su carrera ha llegado hasta 10 finales de la NBA y ha conquistado cuatro campeonatos, dos con Miami Heat, uno con Cleveland Cavaliers y otro con los Lakers.

Aunque se esperaba que dosificara su presencia en la pista esta temporada, LeBron solo ha aceptado descansar un partido - el miércoles ante los Sacramento Kings - y promedia 25,8 puntos, 8,0 rebotes y 7,8 asistencias en 34,6 minutos de juego, la misma cantidad que la pasada campaña.

Sus Lakers, grandes favoritos a revalidar el título, ocupan solo la tercera posición del Oeste con 24 victorias y 13 derrotas.

Pese a los esfuerzos de LeBron, la franquicia angelina no ha sido capaz de rehacerse de la lesión de Anthony Davis y suma solo tres victorias en nueve partidos sin el pívot.

El domingo LeBron, capitán de uno de los equipos del All-Star, compartirá uniforme con Nikola Jokic mientras Embiid será una de las estrellas del otro combinado.