Medvedev derrota a Popyrin en Miami cojeando en dramático final

El ruso Daniil Medvedev devuelve una pelota en el choque del domingo ante el australiano Alexei Popyrin en el Abierto de Miami.
El ruso Daniil Medvedev devuelve una pelota en el choque del domingo ante el australiano Alexei Popyrin en el Abierto de Miami. Mark Brown GETTY IMAGES NORTH AMERICA/AFP
Anuncios

Miami (AFP)

El ruso Daniil Medvedev, primer sembrado, derrotó este domingo en tres sets al australiano Alexei Popyrin y avanzó a los octavos de final del Masters 1000 de Miami, en un partido en el que terminó con una visible cojera.

Popyrin, de 21 años, llevó al ruso al límite durante dos horas y 37 minutos de juego pero terminó sucumbiendo por 7-6 (7/3), 6-7 (7/9) y 6-4.

En el último juego del partido, Medvedev sufrió problemas físicos que apenas le permitían moverse pero logró ganar los últimos puntos gracias a un 'ace' y a errores del australiano, 86 del ranking.

El ruso, de 25 años, jugará en octavos ante el ganador del cruce entre el estadounidense Frances Tiafoe y el serbio Dusan Lajovic (16).

Medvedev, que no cuenta con ningún título de Grand Slam en su palmarés, aspira a sumar su cuarto trofeo de Masters 1000 en Miami ante las ausencias de los tres gigantes del circuito, Roger Federer, Rafa Nadal y Novak Djokovic, y la eliminación en su primer partido del alemán Alexander Zverev, tercer sembrado.

Este domingo, ante un rival también de gran estatura, Medvedev se mostró incómodo desde el primer set, en el que llegó a ir 5-6 abajo pero que acabó llevándose en el desempate.

En el segundo, el ruso avistó la victoria al contar con tres pelotas de partido con ventaja de 5-4, pero el australiano resistió y sumó cinco puntos consecutivos para igualar la manga.

El australiano aprovechó los errores no forzados de Medvedev y llevó el set de nuevo al desempate, en el que volvió a hacer una exhibición de carácter. Popyrin se adelantó 3-0 y, aunque Medvedev se llegó a poner por delante 5-4, consiguió llevarse la manga en su tercera pelota de set.

Popyrin lideró el tercer y último parcial hasta que Medvedev le rompió el servicio en el sexto juego para tomar una ventaja que ya no perdería.

Sufriendo aparentemente fuertes calambres, el ruso alcanzó a saludar a Popyrin en la red al finalizar el choque pero no pudo sentarse y reclamó la asistencia médica.