Mallía y Chocobares, primer tango en Toulouse

Anuncios

Toulouse (Francia) (AFP)

Los refuerzos argentinos del Toulouse Juan Cruz Mallía y Santiago Chocobares deberían jugar asociados en el centro el sábado en Toulon, en la 23ª jornada del Top 14 francés. Un primer tango juntos para dos rugbiers con perfiles complementarios.

Mallía, educado y sonriente, tiene la actitud de un alumno perfecto.

A sus 24 años ha hecho los deberes antes de aterrizar en Toulouse en enero, escuchando los consejos de ilustres compatriotas que pasaron por allí antes que él, Omar Hasan y Patricio Albacete.

"No les conozco personalmente, pero hablé con ellos por teléfono", cuenta este joven en inglés. "Me hablaron de la gente de aquí y del club, de su funcionamiento, y me hablaron bien de esto", apuntó.

Con las restricciones sanitarias, el centro tres cuartos, que puede jugar también en el wing o como defensor, no ha podido disfrutar al máximo de todo lo que la ciudad de Toulouse puede ofrecer a sus habitantes.

En el terreno de juego, sus primeros pasos se han visto frenados por una lesión en un dedo en un entrenamiento, cuando acababa de disputar su primer partido del prestigioso Top 14.

- "Un chico inteligente" -

Este internacional argentino -seis partidos con los Pumas- parece haberse integrado sin dificultad en el plantel rojinegro.

"Es un chico inteligente", afirma sobre él el entrenador de los defensores del Stade Toulousain, Clément Poitrenaud.

Antes del duelo de octavos de final de la Copa de Europa ante el Munster, Mallía, entonces lesionado, recibió el encargo del cuerpo técnico de realizar un análisis en vídeo de las líneas defensivas de los irlandeses.

"Lo hizo de manera muy seria. Se ha implicado ya mucho en la vida del grupo", subraya Poitrenaud, "satisfecho" con el "potencial" del jugador.

"Es un jugador que está muy cómodo técnicamente, pero también bastante feroz defensivamente, como muchos argentinos", analiza.

Su integración se ha visto facilitada por el 'globetrotter' del Toulouse Thibaud Flament, que vivió un año en Argentina y que domina la lengua española.

Mallía ha servido a su vez de guía y ayuda a su compatriota Chocobares (22 años), recién fichado como 'comodín médico'.

"Le ayudo a que conozco al equipo, con el sistema de juego y con cómo funciona el club, como hicieron conmigo", explica Mallía.

- Jaguares en pausa -

Según Poitrenaud, Chocobares (1,88 m, 97 kg), "más sólido", tiene un perfil "un poco más diferente y complementario" al de Mallía (1,82 m, 90 kg), más bien segundo centro.

Los dos rugbiers albicelestes, que viven juntos en Toulouse, compiten en la selección: Mallía no estaba en el grupo cuando Chocobares debutó internacionalmente con motivo de la histórica victoria de los Pumas contra Nueva Zelanda (25-15) en noviembre.

Su llegada se ha visto propiciada por la crisis sanitaria del covid-19, que detuvo el Super Rugby, el campeonato de franquicias del hemisferio Sur, y que motivó a numerosos jugadores de los Jaguares argentinos a desplazarse a Europa.

Mallía admite que siempre soñó con jugar en el Top 14, "uno de los mejores campeonatos del mundo", pero admite que no se había planteado este "timing" para el desarrollo de su carrera.

"He tenido la oportunidad de venir y estoy feliz por ello", asegura.

Su futuro en Toulouse está por escribirse, comenzando por el partido del sábado en Toulon, donde la asociación Mallía-Chocobares supone una primera oportunidad para brillar juntos en el rugby francés.