Una estrella de la natación australiana admite tener "un poco de miedo" de ir a Japón

Kyle Chalmers compite durante la semifinal de los 200 metros libres del Mundial de Natación 2019, el 22 de julio de 2019 en Gwangju (Corea del Sur)
Kyle Chalmers compite durante la semifinal de los 200 metros libres del Mundial de Natación 2019, el 22 de julio de 2019 en Gwangju (Corea del Sur) François-Xavier Marit AFP/Archivos
Anuncios

Sídney (AFP)

El australiano Kyle Chalmers, vigente campeón olímpico de los 100 m libres de natación, admitió que le provoca "un poco de miedo" el tener que viajar a Japón por los Juegos de Tokio en plena ola de coronavirus en el país asiático.

"Evidentemente, da un poco de miedo", reconoció el nadador de 22 años en una entrevista este sábado al medio australiano Adelaide Advertiser. "Mi mayor temor es de pasar las clasificaciones y la semifinal y después dar positivo al covid y ser excluido de la final, y tener que quedarme en una habitación durante 14 días".

"Echo un ojo a las cifras de Tokio (el casos de contaminación) y empiezan a bajar, lo que está bien, pero creo que será inevitable que el covid esté presente dentro y fuera de la villa (olímpica) y afecte a los Juegos de una manera u otra", añadió.

La mayoría de los atletas australianos clasificados para los Juegos de Tokio serán vacunados, aunque se desconoce si Chalmers ha recibido ya alguna inyección.

En una de las pruebas más esperadas de los Juegos, Chalmers debería jugarse el oro olímpico en los 100 m libres contra Caeleb Dressel, al que derrotó en Rio-2016, aunque el estadounidense se tomó la revancha en el Mundial-2019.

Japón ha controlado con relativo éxito la pandemia, en comparación con muchos otros países, con 13.000 fallecidos oficiales desde comienzos de 2020, pero una cuarta ola de infecciones ha provocado que Tokio y otros nueve departamentos hayan sido declarados en estado de urgencia sanitaria hasta el 20 de junio, un mes antes del inicio de los Juegos.

Según múltiples sondeos, la mayoría de la población japonesa está en contra de la celebración de los Juegos el próximo verano (boreal), temiendo un agravamiento de la situación sanitaria, aunque la organización de la cita olímpica excluye un nuevo aplazamiento del evento que tenía que celebrarse en 2020.