Los Suns se avanzan 2-0 en las Finales ante los Bucks de un titánico Antetokounmpo

Phoenix (Estados Unidos) (AFP) –

Anuncios

Doblegando la heroica resistencia de Giannis Antetokounmpo (42 puntos), los Phoenix Suns vencieron este jueves 118-108 a los Milwaukee Bucks y se adelantaron 2-0 en las Finales de la NBA.

Devin Booker, con 31 puntos, y Mikal Bridges, con 27, comandaron la victoria en el Phoenix Suns Arena frente a un Antetokounmpo, que sin apoyo de sus compañeros, terminó con 42 puntos, 12 rebotes y 3 tapones.

La estrella griega, que compite por primera vez por el anillo, tiró de orgullo en un tercer cuarto en el que anotó 20 puntos, la mayor cifra para un periodo de las Finales desde Michael Jordan en 1993.

Tras 28 años de ausencia de las Finales, los Suns se encuentran a solo dos victorias de celebrar el primer anillo de campeón de su historia.

"Nuestra mentalidad es que estamos 0-0 y será como un séptimo para nosotros. Cada partido es un séptimo partido para nosotros en este punto", recalcó Booker, quien anotó 7 triples en momentos decisivos del choque.

"Entendemos que son un gran equipo. Sabemos que será difícil en Milwaukee pero estamos listos", aseguró.

Los Bucks recibirán el domingo a Phoenix en Milwaukee donde están obligados a ganar para evitar una desventaja de 3-0 que ningún equipo ha remontado en una serie de playoffs.

"Tenemos que seguir poniéndoles las cosas difíciles", dijo el entrenador de los Bucks, Mike Budenholzer.

Antetokounmpo, dos veces ganador del premio MVP (Jugador Más Valioso), estuvo demasiado solo en el ataque de los Bucks en un nefasto partido del base Jrue Holiday (17 puntos en 7/21 en tiros de campo) y del escolta Khris Middleton (11 en 5/16).

El griego, que se recuperó a contrarreloj de la hiperextensión de rodilla sufrida en la serie ante Atlanta, sumó su décimo partido de postemporada con al menos 30 puntos y 10 rebotes, una marca que solo habían logrado Shaquille O'Neal, Hakeem Olajuwon, Elgin Baylor y Kareem Abdul-Jabbar.

- Booker sentencia desde el triple -

Tras otras 48 horas de intensos tratamientos, Antetokounmpo arrancó con fuerza el choque corriendo el contraataque e imponiendo su ley bajo el aro de los Suns.

Los estilos antagónicos de Bucks y Suns se confrontaron en una primera mitad en la que Milwaukee empleaba su mayor envergadura en la pintura y Phoenix su veloz movimiento de balón para encontrar cómodas posiciones desde el exterior.

Los Suns castigaron la menor agilidad defensiva de su rival con ocho triples en el primer cuarto, la segunda mayor cifra en un solo periodo en la historia de las Finales.

El equipo de Arizona tuvo un asombroso acierto en total del 50% en triples (20/40) por un 29,0% de Milwaukee (9/31).

Booker y Chris Paul (23 puntos) aprovechaban los dobles marcajes que recibían para alimentar a los aleros Mikal Bridges y Jae Crowder, que bombardeaban a triples a Milwaukee desde las esquinas.

A medida que Booker y Paul se fueron entonando los Bucks perdieron su impulso inicial hasta llegar al descanso abajo 56-45.

Antetokounmpose desgañitaba en el banquillo reclamando intensidad a sus compañeros.

El griego, que tuvo varias caídas en las que se llevó la mano a la rodilla izquierda, se cargó al equipo a las espaldas con 20 puntos en el tercer cuarto pero su empeño no tenía impacto en el marcador por la sequía de sus mejores socios.

Holiday, un jugador clave para estos Bucks, está naufragando en unas Finales en las que acumula un espantoso 31% (11/35) en tiros de campo.

Antetokounmpo, además, pugnaba de nuevo contra sí mismo cada vez que los Suns le enviaban a la línea de tiro libre.

A pesar de su suplicio en la línea (11/18 en el partido), Antetokounmpo sumaba 32 puntos a falta de un cuarto por jugar, la misma cantidad que el resto de titulares de los Bucks juntos.

Milwaukee se llegó a acercar a ocho puntos (93-85) al inicio del último periodo pero los Suns se distanciaron de nuevo con relativa facilidad hasta los dos dígitos con dos triples de Booker y un parcial de 8-0.

Con los aficionados cantando "Suns en cuatro (partidos)", Budenholzer retiró a Antetokounmpo a 28,1 segundos del final tras 40 minutos de infructuosa batalla.