Juegos Olímpicos Tokyo 2020

Tokio 2020: el amor siempre triunfa en los Olímpicos

El clavadista chino Qin Kai le pidió matrimonio a la medallista de plata He Zhi en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, el 14 de agosto de 2016.
El clavadista chino Qin Kai le pidió matrimonio a la medallista de plata He Zhi en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, el 14 de agosto de 2016. AP - Wong Maye-E

Los Juegos Olímpicos son el escenario perfecto para asombrase con historias de superación, de sacrificio, dramáticas, divertidas, despistadas, geopolíticas, frenéticas e incluso de amor.

Anuncios

Tras cinco días de competencia, en Tokio ya se han dejado de ver los primeros gestos y muestras de cariño dentro de la burbuja olímpica. La esgrimista argentina Belén Pérez Maurice fue sorprendida durante una entrevista con la petición de matrimonio por parte de su entrenador y pareja Lucas Saucedo, tras ser eliminada de la competición el lunes pasado.

Mucho se hablará también este viernes cuando la pareja formada por Mariana Pajon y Vincent Pelluard disputen las semifinales de BMX en ciclismo representando a Colombia. Ella es una estrella nacional y él, a pesar de ser oriundo de Francia, competirá como parte de la delegación cafetera después de haberse nacionalizado en 2018.

Flechazos olímpicos

No son pocos los rencuentros o anécdotas entre parejas durante la celebración de unos Juegos Olímpicos. Quizás la más conocida de todas sea la de uno de los matrimonios más longevos entre deportistas. Mirka Vavrinec era parte del equipo de tenis suizo durante los Juegos de Sidney 2000. Allí coincidió con una promesa de 18 años llamada Roger Federer que se convertiría en uno de los mejores tenistas de la historia pero, más importante, en su marido. Con él tiene ahora 4 hijos, dos gemelas y dos gemelos. Federer llegó a confesar que tras dos semanas de convivencia olímpica se besarían por primera vez un día antes de abandonar el continente oceánico.

Las historias de amor olímpicas son diversas, multirraciales, competitivas y de variedad de género como la que protagonizaron Kate Walsh y Helen Richardson. Las jugadoras de hockey británicas que hicieron historia en Rio 2016 al ser el primer matrimonio homosexual en competir en unas olimpiadas.

Cupido se mostró muy activo durante las celebraciones olímpicas y no distinguió a la hora de lanzar flechazos. Lo mismo emparejó al rey Carlos Gustavo de Suecia- con la plebeya Renate Sommerlath azafata e intérprete durante los JJOO de Munich 72. También ocurrió con el norteamericano Harold Connolly y la checa Olga Fikotova, quienes se conocieron en la villa olímpica de Melbourne 56. Tras cuatro años de romance y un casamiento por medio, Olga se nacionalizó norteamericana y representó a los Estados Unidos en los Juegos de Roma 60.

Parejas sudamericanas en la historia olímpica

El sacrificio deportivo además se transformó en generosidad de cariño durante un periodo olímpico como sucedió con una de las primeras parejas olímpicas sudamericanas. La nadadora Jeannette Campbell se convirtió en la primera mujer argentina en viajar a una cita olímpica y además en ganar una medalla en Berlín 36. Pero fue posible gracias al gesto altruista de su marido. El también nadador Ricardo Peper, que igualmente se clasificó para la cita olímpica germánica, no dudó en quedarse en suelo argentino a favor de su mujer ya que por problemas burocráticos solo podía viajar a la cita olímpica uno de los dos.

Como habrán podido comprobar con estos pocos ejemplos la pasión, el afecto, el apego, se puede considerar igualmente olímpico y para muchos atletas vale más el amor eterno que una presea de metal. Que se prepare Cupido para la próxima cita olímpica, la de Paris 2024. No queremos pensar la que puede liar en la ciudad eterna del amor.

 

Todos los resultados en directo.
Todos los resultados en directo. © RFI Estudio Gráfico

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas