Echevarría presenta su candidatura al oro olímpico en salto largo

Tokio (AFP) –

Anuncios

El cubano Juan Miguel Echevarría, uno de los favoritos al título en el salto largo de los Juegos Olímpicos de Tokio-2020, se clasificó este sábado sin apenas desgaste físico a la final de su prueba, con un primer vuelo hasta los 8,50 metros, que le bastó para sellar su billete y ser el mejor de la ronda.

Ningún competidor llegó tan lejos en la ronda de calificación y el canguro de Camagüey presenta así su candidatura a la gloria olímpica, para emular el título conseguido en Sídney-2000 por su ilustre compatriota Iván Pedroso.

El vigente campeón mundial, el jamaicano Tajay Gayle, se quedó en 8,14 metros, con el cuarto mejor registro, y se presenta como el gran rival por el título.

Para entrar a la final se requería alcanzar los 8,15 metros o conseguir una de las doce primeras posiciones de la ronda de calificación. Echevarría cumplió ampliamente con el primer requisito y dio por cumplida su misión.

Los 8,50 metros conseguidos por el saltador cubano son además su mejor marca de esta temporada, que hasta ahora era de 8,38 metros.

Echevarría, de casi 23 años y que tiene 8,68 metros como su mejor marca personal desde 2018, afronta su primer desafío olímpico tras su eclosión en los últimos años.

En 2019 fue campeón panamericano y se colgó el bronce en el Mundial de Doha, en una edición a la que había llegado como gran favorito. Un año antes había sido campeón mundial bajo techo en Birmingham (Reino Unido).

- Yaimé OK, Caballero KO -

Echevarría no estará solo en la final olímpica, ya que le acompaña otro cubano, Maykel Massó, que con 8,07 metros firmó la séptima mayor distancia y también selló el pasaje.

Cuba no pudo hacer pleno con un tercer clasificado a la final en el salto largo, ya que Lester Alciedes Lescay Gay llegó apenas a 7,69 y fue 24º entre los 31 competidores.

Echevarría se confirma así como la principal opción cubana para un oro en el atletismo de Tokio-2020, junto a la lanzadora de disco Yaimé Pérez, vigente campeona mundial y clasificada a la final de su prueba apenas unas horas antes.

Por contra, Denia Caballero, campeona mundial de lanzamiento de disco en 2015, plata mundial en 2019 y bronce olímpico en 2016, quedó eliminada en la ronda de calificación de su prueba.

La discóbola de Villa Clara, que tiene 31 años y una mejor marca personal de 70,65 metros, solo tuvo un lanzamiento válido, de 57,96 metros, lo que le permitió ser la 23ª entre 31 competidoras.

Tanto la final del salto largo masculino como la del lanzamiento de disco femenino se disputan el lunes.

Ese día puede que Echevarría pueda cumplir el sueño de colgarse la medalla de oro en los Juegos Olímpicos y emular así no solo a Iván Pedroso sino a otro de los mitos de la historia del atletismo, el estadounidense Carl Lewis, que encadenó cuatro oros seguidos en esta prueba, entre Los Angeles-1984 y Atlanta-1996.