España liberaliza los trenes de alta velocidad con la entrada de un operador francés

Anuncios

Madrid (AFP)

España lanzó este viernes la liberalización de su red de trenes de alta velocidad, con un viaje inaugural entre Madrid y Barcelona operado por la empresa estatal francesa SNCF.

La entrada en España de Ouigo, el nombre de marca de los trenes de bajo coste de la SNCF, supone una cuña histórica en un mercado hasta ahora monopolizado por la empresa estatal española Renfe, que a su vez quiere entrar en el mercado francés.

El primer tren de Ouigo partió así este viernes de Madrid-Atocha a las 10h15 (08h15 GMT) y estuvo reservado a un puñado de invitados. El servicio comercial arrancará el lunes.

Ouigo propondrá 5 trayectos diarios de ida y vuelta entre Madrid y Barcelona. Los 620 km de recorrido son completados en dos horas y media (al igual que el trayecto ofrecido por Renfe), con billetes a partir de 9 euros.

A su vez, Renfe ofrece 14 idas y vueltas, a precios muy superiores.

La SNCF ha invertido 600 millones de euros (unos 725 millones de dólares) en su aventura española, por la que ha apostado pese a las enormes pérdidas sufridas en Francia a causa de la pandemia.

Y su ambición no se detiene en la ruta recién lanzada, ya que la SNCF quiere llevar viajeros de Madrid a Valencia y Alicante a fines de año, y a Andalucía en 2022 o 2023.

"Los españoles van a descubrir a la vez el bajo coste y los trenes de dos niveles", empleados por la SNCF en sus líneas de alta velocidad en Francia, comentó a AFP el director general de Voyages SNCF, Alain Krakovitch.

España cuenta con la segunda mayor red de alta velocidad del mundo sólo por detrás de China, con 3.200 km. La SNCF vio que dicha red no estaba lo suficientemente explotada, y encontró una oportunidad de negocio.

"El tren tiene un indudable atractivo para los españoles, pero somos los primeros en admitir que no lo hemos utilizado lo suficiente", reconoció Isabel Pardo de Vera, presidenta de Adif, la empresa pública que administra las infraestructuras de ferrocarriles en España. Según ella, "la liberalización es fundamental para llenar de trenes nuestras infraestructuras y atraer a más pasajeros".

En respuesta a la competencia francesa, Renfe decidió lanzar sus propios trenes de alta velocidad a bajo coste, llamados Avlo. Debían arrancar el año pasado, pero finalmente empezarán a operar la ruta Madrid-Barcelona el 23 de junio.

"La liberalización es una oportunidad para Renfe", indicó a AFP la compañía española, destacando que le gustaría poder entrar a operar en el mercado francés, "donde Renfe y otras empresas españolas están encontrando muchos obstáculos".

A la competencia entre Renfe y la SCNF se añadirá un tercer actor: Ilsa, filial común de la compañía estatal italiana Trenitalia y de la aerolínea española Air Nostrum, que espera lanzarse en el mercado español de la alta velocidad en el segundo semestre de 2022.