Saltar al contenido principal
UE

Merkel pone un precio salarial al rescate europeo

La cancillera alemana, Angela Merkel.
La cancillera alemana, Angela Merkel. ©Reuters
Texto por: RFI
3 min

El Eurogrupo discute la ampliación del fondo destinado a socorrer a los países con problemas de deuda. Pero la canciller alemana pone una condición: alcanzar un pacto de competitividad en el que las subidas salariales se supediten a la productividad y no a la inflación.

Anuncios

 

La ampliación de los 750.000 millones del fondo de rescate europeo está entre la espada y la pared. Y ese estrecho espacio es el que marca la canciller alemana, Angela Merkel, quien supedita la ampliación a un difuso pacto de competitividad cuya línea más clara es la de desvincular las subidas salarias de la inflación, ligándolas a la productividad.

La reunión mensual de los ministros de Finanzas de la zona euro que se celebra este lunes en Bruselas se tiene que meter en ese barro, porque la crisis de deuda que azota  los países de la UE no ha remitido y conviene apuntalar los remedios. La Unión Europea pretende aprobar ese paquete de medidas en la cumbre del 24 y 25 de marzo, para acabar así con las dudas que aún pesan sobre la economía de la región.

Pero las intenciones de Merkel han bastado para que afloren las posiciones encontradas otra vez entre los Veintisiete y para que los inversores empujaran a Portugal otra vez al borde de la suspensión de pagos el jueves pasado. Europa sigue con los mismos problemas. Y con las mismas soluciones en el aire.

Pero Merkel ha llegado a supeditar el pacto de competitividad a la ampliación del fondo de rescate. La canciller alemana quiere evitar las diferencias existentes entre las exportaciones de unos países, como Alemania, y el resto.

Alemania ha disparado su superávit comercial en estos años en la misma medida que otros países aumentaban su déficit exterior. La traducción es que Estados como Irlanda, Grecia, España o Portugal se ha endeudado y, ahora que la demanda interna es pobre, sus economías no despegan. Así, el camino alemán para que toda Europa recupere su competitividad reside en acompasar las subidas salariales a las ganancias de productividad o incluso que los salarios crezcan por debajo de ésta durante unos años.

La propuesta no es sólo de Merkel, también lo es del presidente francés, Nicolas Sarkozy. Y aunque Berlín y París aseguran que no han puesto ninguna medida concreta sobre la mesa, un documento filtrado por Berlín, con sugerencias como la prohibición de asociar las subidas salariales a la inflación o de armonizar el impuesto de sociedades, ha removido el avispero de la UE nuevamente.

Junker, en desacuerdo

El presidente del Eurogrupo y primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, se ha declarado contrario a la medida. "El primer ministro belga [Yves meterme] y yo rechazamos la eliminación de las cláusulas de revisión salarial porque no pensamos que sea la manera en que se debe mejorar la competitividad", señaló Juncker.

Juncker puso de ejemplo a su país, donde los salarios se pactan con la patronal de empresarios y los sindicatos sin que le haya restado competitividad a la economía luxemburguesa, con unas de las cifras de desempleo y déficit más bajas de toda la UE. "No veo las razones por las que deberíamos abolir las cláusulas en Luxemburgo o Bélgica", insistió el presidente del Eurogrupo.

El fondo de rescate fue aprobado en mayo de 2010 para socorrer a los países que pudieran presentar problemas de financiación, como ha ocurrido con Grecia e Irlanda, pero fue rápidamente cuestionado por los mercados debido al tamaño de las economías en peligro.

 

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.