Bolsas mundiales

Gran ansiedad e inestabilidad en las bolsas

2016 no ha sido un buen año para los mercados bursátiles.
2016 no ha sido un buen año para los mercados bursátiles. REUTERS/Kim Kyung-Hoon

Las bolsas asiáticas y el petróleo volvieron a caer este 21 de enero confirmando la fuerte volatilidad de las últimas semanas en los mercados mundiales, inquietos por un petróleo por debajo de los 30 dólares así como un crecimiento chino y una inflación en la Eurozona particularmente bajos.

Anuncios

Los inversores aprovecharon este jueves las caídas de los últimos días para comprar activos a buen precio en Hong Kong, Tokio y Shanghai, donde la jornada comenzó con ganancias.

Pero en la tarde la volatilidad volvió a apoderarse de los mercados chino y japonés, que siguen impactados por la caída de los precios del petróleo, los cuales están envueltos en una espiral de sobreoferta, demanda débil y dólar fuerte, pero también por el crecimiento chino, el más bajo en 25 años (6,9% en 2015).

El Banco Central chino inyectó unos 60.000 millones de dólares, la mayor suma en tres años, pero esto no impidió que cayeran las bolsas chinas.

La bolsa de Shanghái, que ya ha perdido alrededor de un 16% en lo que va de año, cerró este jueves con una caída de 3,23%. La de Shenzhen, la segunda mayor de China continental, se dejó un 4,01%, mientras que Hong Kong cayó un 1,82%.

El terreno es inestable 

“El terreno en este momento es muy inestable, y hay una gran ansiedad”, comentó a la agencia Bloomberg Ayako Sera, de la firma Sumitomo Mitsui Trust Bank.

Las principales bolsas mundiales sufrieron la víspera un nuevo mazazo cuando el precio del petróleo se situó por debajo de los 27 dólares, lo que volvió a estremecer el mercado de valores.

Este nerviosismo en los mercados se constata desde comienzos del año, en la estela del golpe del verano pasado en medio de inquietudes persistentes con respecto al crecimiento de las economías de los países emergentes, tensiones geopolíticas y las divergencias entre las políticas monetarias de la Reserva Federal americana y el Banco Central Europeo.

Las razones que explican esta debacle de comienzos de año es el “desequilibrio entre la oferta y la demanda de petróleo; mientras los precios no se estabilicen, los mercados bursátiles seguirán en dificultades”, explica Chihiro Ohta, analista de SMBC Nikko Securities Inc. En Tokio.

Las bolsas europeas, a la espera

Las bolsas europeas por su parte están esperando los resultados de la reunión de política monetaria del BCE que concluye este jueves.

Los inversores no esperan más medidas de estímulo, pero sí palabras de aliento ante los problemas de las bolsas y el bajo nivel de la inflación en la Eurozona (0,2% en diciembre, cuando el objetivo es cercano al 2%).

La caída de los precios del petróleo, principal fuente de ingresos de Rusia junto con el gas, seguía arrastrando además al rublo. Este jueves, el dólar llegó a cotizar a 84,81 rublos, un nivel históricamente bajo para la moneda rusa.

Pese a ello, el Kremlin dijo que su moneda no se está derrumbando, y que lo que se observa es un tipo de cambio “volátil”.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas