Saltar al contenido principal
Materias Primas

El Coronavirus sacude la industria mundial del café

El café de Kenia es un arábica de primera calidad destinado principalmente a los tostadores artesanales de Europa y los Estados Unidos.
El café de Kenia es un arábica de primera calidad destinado principalmente a los tostadores artesanales de Europa y los Estados Unidos. ©CARL DE SOUZA/AFP
Texto por: Claire Fages
3 min

Para limitar la propagación del covid-19, las autoridades de Kenia han pedido a la Bolsa de Café de Nairobi que suspenda sus subastas. Esta es una de las varias perturbaciones causadas por el coronavirus a toda la industria mundial del café.

Anuncios

La Bolsa de Café de Nairobi interrumpió su subasta electrónica a mediados de su período de sesiones el 31 de marzo, una decisión de las autoridades kenianas para detener la propagación del virus. Desde entonces, los 700.000 productores han estado preocupados por la comercialización de su cosecha, la tercera fuente de ingresos de exportación del país.

El café de Kenia es un arábica de alta calidad destinado principalmente a los torrefactores artesanales de Europa y los Estados Unidos. Es un mercado nicho, con menos de 900.000 bolsas de 60 kilos enviadas cada año.

Honduras, en cuarentena en medio de la cosecha de café

Por lo tanto, el impacto es más local, en Kenia, que internacional. No obstante, la industria mundial del café sigue experimentando grandes trastornos debido al coronavirus. Honduras, el cuarto exportador mundial, ha tenido un período de confinamiento de 15 días en medio de la cosecha, al igual que el Perú.

En la India, los cargamentos de café esperan desesperadamente un sello del gobierno para salir del puerto de Bangalore. Los contenedores que aún están atascados en China han desaparecido, los barcos están cancelando las escalas en Le Havre (Francia) y no están entregando el café a tiempo. Y esto en un momento en el que los consumidores han estado corriendo por los paquetes de café en las tiendas. El miedo a perderse antes de ser confinado a su casa. "El impulso ha retrocedido un poco, pero en Francia, todo el mundo ha comprado su peso en café", ironiza un comerciante.

Temor por Brasil, que no ha tomado medidas preventivas

Esto ha llevado a los grandes torrefactores que abastecen a los supermercados a tomar un mes de adelanto en sus compras de granos. ¿Este frenesí a corto plazo compensará el colapso del consumo de café fuera de casa, ya que los bares, restaurantes y hoteles han cerrado? Nada lo indica. Los precios del Arábica ya han retrocedido tras un fuerte repunte desde finales de febrero.

Lo que es seguro es que toda la industria del café tiene que adaptarse hora a hora a las incesantes perturbaciones. El gran temor para los próximos meses es que Brasil, que comenzará la cosecha, la más grande de su historia, se quede sin contenedores o se enfrente a una gran crisis sanitaria, ya que el gobierno de Jair Bolsonaro no ha tomado medidas preventivas.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.