Saltar al contenido principal
Escala en París

"Ser 'influencer' es un trabajo como cualquier otro"

Audio 13:16
La influencer Sofia Alurralde en Escala en París.
La influencer Sofia Alurralde en Escala en París. © RFI
Por: Aída Palau | Florencia Valdés
17 min

Hay más de 20 millones de influencers en el mundo. En su momento la profesión de 'influencer' fue considerada la profesión del siglo XXI. Les hablamos de estas personas pagadas por las marcas de moda para promocionar sus productos en las redes sociales, cómo han transformado el mundo de la publicidad y por qué algunos ya están vaticinando su declive. Hace Escala en París, la 'influencer' argentina Sofia Alurralde. 

Anuncios

Sofía Alurralde tiene más de 277.000 seguidores en Instagram. Es orginaria de Tucumán, estudió periodismo y comunicación. Ha vivido en Nueva York y ha pasado una larga temporada en París. Escribe artículos de moda y promociona marcas en las redes sociales, incluso también ha desfilado para diseñadores de moda. 

Alurralde empezó hace unos seis años con un blog de viajes y moda. Desde Instagram redireccionaba a sus lectores hacia el blog. "Después los blogs comenzaron a desparecer, empezó así la burbuja de Instagram y la burbuja de los influencers", cuenta.

"Los influencers son personas que tienen una referencia dentro de un sector como la moda, el deporte, la vida sana, la cocina, etc. Comunica e informa a esa comunidad", explica.

La también modelo y periodista comenzó haciendo mucho hincapié en la moda y el lifestyle. "Para mí la palabra influencer sigue siendo muy grande puesto que los influencers tienen realmente poder. Nosotros podemos ser referentes en pequeños sectores o nichos", matiza. 

El mundo de los micro influencers

Se considera que una persona es influencer a partir de los 10.000 seguidores y con un poco menos se habla de micro influencer que es "lo que está muy de moda". Tienen una pequeña comunidad muy activa y específica.

Sofía Alurralde trabajó en agencias de comunicación y pudo identificar lo que las marcas buscaban al comenzar una colaboración con un profesional de las redes sociales. Las marcas no sólo se basan en el número de seguidores sino en la interacción con la comunidad y si los valores que vehicula el comunicador son compatibles con la imagen que quiere dar el cliente. 

Ahora una marca no necesita personas famosas para promocionarlo, sino a alguien con frescura que tiene muchos seguidores. Es así como los influencers han redefinido las reglas del marketing. "Ha habido un cambio muy positivo. Antes, una campaña se hacía con una modelo y estereotipos muy claros. Ahora, una persona desde casa puede decir 'yo también puedo' ", comenta.

Pero detrás de los likes hay trabajo. Sofía Alurralde emplea a fotógrafos para homogenizar el aspecto de su cuenta y para "trasladar su gusto por lo artístico y la composición fotográfica". También trabaja con maquilladoras. Hay un equipo detrás de cada post y no es gratis. 

Cuando comenzó su cuenta, le fue tan bien que dejó su trabajo en la agencia. "Las marcas pagan por post pero depende", aclara. Algunas pagan con canjes. Pero no es la transacción que prefiere Alurralde. Una campaña puede ir de 500 a 2.500€ o más a su nivel. 

La ardua labor del like

Alurralde aclara que "ser influencer es un trabajo como cualquier otro" y que "hay mucha confusión" alrededor de los posts llenos de glamour y de tazas de café con espuma.

De hecho se pueden comprar seguidores, likes y todo puede acabar de la noche a la mañana. "Dedicarse únicamente a las redes sociales hoy en día sería un grave error e incluso de visión. Hay un exceso de influencers y es cerrarse a otras posibilidades de negocio". 

Hay algunos especialistas que hablan de que se ha creado una burbuja del sector que puede explotar. Arii, una influencer estadounidense de 18 años y 2,6 millones de seguidores en Instagram lanzó su marca y no consiguió vender ni siquiera 36 camisetas. Si bien la tendencia se ha afianzado, ante todo en el mundo de la moda, hay diseñadores que prescinden de influencers como la venezolana Carolina Herrera que dice preferir trabajar de forma tradicional en la publicidad. 

Que explote o no la burbuja,  por definición, una influencer tiene influencia en el comportamiento de sus seguidores. Sofa Alurralde es consciente de este peso y de la presión que puede ser crear contenido sin cesar y crear falsas espectativas en la gente que la sigue. Ha llegado hasta a sentirse "vacía". Pero estima que precisamente se puede usar esas plataformas de manera positiva.

 

Escala en París está en Facebook. Un programa coordinado por Florencia Valdés, realizado por Souheil Khedir, Fabien Mugneret y Vanessa Loiseau. 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.