UE/Grecia

Respaldo político, sí. Rescate, no

Angela Merkel aclaró que Grecia deberá respetar las "reglas"  comunes sobre los déficits.
Angela Merkel aclaró que Grecia deberá respetar las "reglas" comunes sobre los déficits.
3 min

La canciller alemana Angela Merkel apoya el plan de la Unión Europea para rescartar a Grecia de la bancarrota. Sin embargo, Berlín no parece dispuesto a pagar las consecuencias de esta crisis financiera. Según una encuesta, el 71% de los alemanes rechaza brindar su ayuda económica a los griegos.  

Anuncios

Por Mariano Melamed

En Bruselas, apenas horas después de una reunión con el presidente francés Nicolas Sarkozy en la que Angela Merkel sostuvo que Francia y Alemania no dejarían sola a Grecia, la canciller alemana declaró que ese país "no ha pedido apoyo financiero". La verdad es que la economía alemana, la más sólida de Europa, no ve con buenos ojos el uso de fondos propios para rescates.

Un rescate financiero de Grecia no sólo podría resultar muy impopular, sino que además correría el riesgo de ser trabado por la propia legislación alemana, que pone severos límites a los desembolsos financieros para ayudar a terceros. "Nos hemos comprometido a sostener el euro. Hablemos de las cosas cuando pasen", agregó la canciller tratando de despejar rumores.

La semana pasada, Merkel había anticipado que estaría en paz con su electorado si usaba fondos para rescatar a Grecia sólo "si (este país) se encuentra al borde del colapso". Por si fuera poco, un sondeo de la consultora Emnid indicó que un 71 por ciento de alemanes rechazaría brindar ayuda financiera a Grecia. Para respaldar las ideas de Merkel, su vice canciller, Guido Westerwelle, sostuvo con claridad: "No habrá cheque en blanco para Grecia"

La cumbre de Bruselas ha desatado una guerra de eufemismos en la que el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha dejado claro una cosa: "El Gobierno griego tomará la responsabilidad de limpiar sus finanzas públicas". Sin embargo, las expresiones emanadas luego del mediodía de ayer eran un poco más ambiguas. Actuaremos de manera coordinada si ello es necesario para salvaguardar la estabilidad financiera en la Zona euro, sostuvieron los líderes de los 27 países en una declaración conjunta.

"Necesitamos acabar con las especulaciones sobre un posible fondo de rescate para Grecia", sostuvo, por su parte, José Manuel Barroso, el presidente de la Comisión Europea. Lo que Barroso no desea, según han sugerido algunos delegados franceses presentes en la reunión, es que Grecia se convierta en un nuevo Lehman Brothers, es decir, un catalizador de desconfianza que arrastre a otros países que están en peligro, como España y Portugal.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas