Saltar al contenido principal
Italia/Elecciones regionales

El desencanto de los electores y el avance de la Liga Norte

Silvio Berlusconi con sus guardaespaldas tras la votación del domingo, Milán 28 de marzo de 2010
Silvio Berlusconi con sus guardaespaldas tras la votación del domingo, Milán 28 de marzo de 2010 ©Reuters
Texto por: RFI
3 min

La cita electoral del domingo y lunes pasados en 13 de las 20 regiones de Italia concluyeron con una severa derrota del centro izquierda, que pierde 4 de las 11 regiones que controlaba. La derecha se alza con 6 regiones gracias, en gran parte, al buen funcionamiento de la coalición entre el Polo de la Libertad, de Berlusconi, y la Liga Norte, el partido anti inmigrantes de Bossi.

Anuncios

En realidad, el verdadero vencedor de estas elecciones marcadas por una abstención en alza (36%, 8% más que en 2005) es el populista Humberto Bossi. El primer ministro, Silvio Berlusconi, puede, en efecto, agradecerle el haberle servido en bandeja una región norteña con la cual el primer ministro ni soñaba: el Piamonte, arrebatado, por un pelo, al centroizquierdista Partido Democrático.

La coalición gubernamental ha conquistado también el Lazio, la región que rodea Roma, pese a que no pudo presentar una lista oficial debido a una metedura de pata administrativa, y dos regiones sureñas: Calabria y Campania. Por último, ha conservado sus bastiones de Lombardía y del Véneto.

La izquierda prácticamente ha perdido el control del norte del país, si se exceptúa a la región industrial de Emilia Romaña. Ahora, se puede esperar que Bossi le pase la cuenta a Berlusconi. En la factura, sin duda, estará el pedido de más ministerios y de descentralización. “La izquierda ya no existe en el norte. La gente quiere federalismo y vamos a dárselo”, afirmó el jefe populista tras conocerse los resultados. Para el diario La Repubblica, Bossi “va a poder imponer su idea de convertir a Italia en una federación”.

Silvio Berlusconi no podía ocultar su satisfacción ayer. El jefe del Gobierno italiano sabía que se jugaba la cabeza en estas elecciones, de allí que reaccionara diciendo: “No han logrado echarme”. Sin embargo, su partido no sale fortalecido de esta consulta. El Polo de la Libertad (26,7% de los sufragios) pierde más de 6 puntos con relación a las regionales de 2005.

Por su parte, la coalición centroizquierdista del Partido Democrático, que perdió 8 puntos, bordea el 26%. En cambio, la Liga Norte recoge entre 12 y 14% de la votación. El partido de Bossi, implantado sólo en el norte de la bota, alcanzó 9,9% en las últimas legislativas y 11,2% en las europeas. Bossi podía, pues, beber champaña anoche.

Con más de un tercio de los 41 millones de electores llamados a las urnas prefiriendo no ir a votar, el abstencionismo se convierte en el primer partido de Italia… Un abstencionismo alimentado por la crisis económica y el desempleo, la desconfianza creciente en los partidos políticos y los escándalos en los que están involucrados algunos dirigentes, en primer lugar el propio Silvio Berlusconi.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.