ESPAÑA

Nueva ley del aborto, misma controversia que hace 25 años

La modificación de la ley ha suscitado movilizaciones a favor y en contra igual que en 1985.
La modificación de la ley ha suscitado movilizaciones a favor y en contra igual que en 1985. ©Reuters/Dani Cardona
Texto por: Jesús Moreno Abad
11 min

Cuando en 1985 el Partido Socialista despenalizó el aborto, la oposición conservadora se opuso y la recurrió ante la justicia. Ahora la historia se repite. En 1996 el PP no derogó la anterior ley y se practicaron 600.000 abortos bajo su mandato, ahora ha prometido retirarla si llega al poder.

Anuncios

Entrevista a Luis Enrique Sánchez, médico y miembro de la Federación española de planificación familiar

Desde este lunes, en España ninguna mujer tendrá que argumentar motivo alguno si quiere abortar hasta la semana 14 de gestación. La nueva Ley de Salud Sexual y Reproductiva entra en vigor en vigor seis meses después de su aprobación y a la espera de un dictamen del Tribunal Constitucional, ya que ha sido denunciada por el principal partido de la oposición, el conservador Partido Popular.

La nueva ley que pretende regular la interrupción voluntaria del embarazo coincide con el 25 aniversario de la despenalización por primera vez de esta práctica en España. Corría el año 1985 y suponía una auténtica revolución para un país que salía de una ferrea dictadura ultracatólica como fue la del general Francisco Franco. Hasta esa fecha, siempre había sido ilegal abortar en España, excepto en Cataluña, en tiempos de la II República.

Esa Ley del Aborto despenalizaba la interrupción voluntaria del embarazo en sólo tres supuestos: en caso de violación, en las 12 primeras semanas; cuando se presumiera que el feto pudiera nacer con “graves taras físicas o psíquicas”, en las primeras 22 semanas; y, por último, estaba permitido en caso de “grave peligro” para la salud física o psíquica de la embarazada” en cualquier momento de la gestación.

La ley que entra en vigor ahora tiene como objetivo dotar de una mayor seguridad jurídica esta práctica, además de ordenar su utilización, según el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Según explicó la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, en la presentación del texto en el Senado, es una ley que viene a “cubrir un vacío” mantenido “durante demasiado tiempo". "Nuestro objetivo es reducir la cifra de embarazos no deseados y de abortos", declaró igualmente la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez.

¿Por qué considera el Gobierno que esta ley es más segura? Con la anterior ley, la de 1985, en realidad había un aborto libre de facto. Las mujeres que pretendían interrumpir su embarazo se acogían a la cláusula que les permitía aludir al riesgo de problemas psíquicos si continuaban con la gestación –en cualquier momento, sin límite de semanas-. En muchos casos el peligro psicológico era inventado, era el subterfugio legal que permitía elegir libremente si se deseaba continuar o no con el embarazo. Sobre el 96% de los abortos se practicaban bajo el auspicio de este supuesto.

Con la nueva ley que regirá esta práctica a partir de ahora, hasta la semana 14 la decisión de continuar o no con el embarazo será libre, previo periodo de reflexión obligatorio de tres días. Sin argumentar ningún tipo de causa. A partir de ahí, se marcan unos plazos: hasta la semana 22 si existe riesgo para la salud física o psíquica de la madre, bajo informe médico. A partir de esa semana sólo se permitirán abortos en las que el bebé tenga anomalías incompatibles con la vida o una enfermedad extremadamente grave e incurable.

Otros aspectos que modifica la ley es que la mayoría de edad para abortar se fija en los 16 años. Las menores de esta edad tendrán que informar a sus padres, a no ser que aleguen que son coaccionadas o sufren violencia familiar por parte de sus progenitores. Del mismo modo, los profesionales sanitarios que no quieran practicar un aborto podrán acogerse a la objeción de conciencia.

El PP recurrió la ley de 1985 y ahora denuncia el nuevo texto

Cuando en 1985 el Gobierno socialista de Felipe González decidió despenalizar el aborto, esa ley se enfrentó a varios recursos judiciales de grupos ultracatólicos y de Alianza Popular, cómo se llamaba entonces el Partido Popular. Los recursos consideraban que esta práctica era un atentado contra la vida.

Con la oposición del partido conservador la ley se puso en vigor y se practicaron cerca de 360.000 abortos hasta 1996, año en el que ganó las elecciones el PP bajo mandato de José María Aznar. Pese a los furibundos ataques contra el reconocimiento del derecho a abortar, el PP no revocó la ley y en los ocho años de gobiernos populares se practicaron casi 600.000 abortos.

Ahora la historia se repite. El nuevo texto ha sido recurrido ante el Tribunal Constitucional por el PP. “La legalización del aborto sin ningún motivo (...) nos parece contrario al derecho a la vida", se justificó el coordinador de justicia del PP y ex ministro, Federico Trillo, al presentar la denuncia. Tampoco está de acuerdo en el supuesto permitido que se refiere a una patología grave del feto porque, en opinión de los conservadores “supone discriminar a los seres humanos discapacitados en relación con los demás", algo que califican de “teorías eugenésicas”.

En el momento de registrar la denuncia, Trillo hizo otro anuncio: El PP llevará en su programa electoral la derogación de la nueva ley  para las próximas elecciones generales. La promesa fue similar en 1985 y finalmente no se cumpliô a su llegada al poder. Entonces el Tribunal Constitucional de España avaló la ley, habrá que esperar para conocer su decisión respecto al nuevo texto. Mientras tanto, el aborto a partir de hoy es un derecho en España.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas