ITALIA/MEDIOS

El periodismo, unido contra la ley mordaza de Berlusconi

El Premier italiano Silvio Berlusconi, ayer en Roma. Su iniciativa es considerada una amenaza a la prensa.
El Premier italiano Silvio Berlusconi, ayer en Roma. Su iniciativa es considerada una amenaza a la prensa. Reuters
Texto por: RFI
4 min

Italia amaneció este viernes sin prensa escrita, radial y televisiva por la huelga nacional de periodistas y editores contra el proyecto de ley de su Primer Ministro conocida como "Ley Mordaza". La iniciativa apunta a prohibir la divulgación de escuchas telefónicas.

Anuncios

La "jornada del silencio" fue decretada por la Federación Nacional de la Prensa para impedir que el Parlamento apruebe definitivamente una ley que limita el uso de escuchas telefónicas y su publicación.

La ley fue aprobada el pasado 10 de junio por el Senado italiano tras lo cual deberá pasar una nueva instancia en la Cámara de Diputados. El presidente de la República, que debe luego firmarla para que se convierta en ley, podría vetarla por inconstitucional.

Escuche el informe de Marlene Merikaetxeberría, corresponsal de RFI en Roma.

La norma, que Berlusconi considera indispensable para proteger la intimidad de los ciudadanos, limita entre otros el uso de las escuchas telefónicas a un máximo de 75 días, prorrogables de tres en tres.

La oposición de izquierda y la mayoría de los grandes medios sostienen que se trata de un intento de amordazar a la prensa y sobre todo de impedir la divulgación de informaciones molestas para Berlusconi. "Parece contradictorio que paremos de trabajar contra una ley que además fue firmada por un jefe de gobierno que llamó a los lectores a hacer huelga contra los diarios", escribe en un editorial publicado on line el diario La Repubblica titulado "El sentido del silencio".

Voceros del Poder Judicial también manifestaron que la ley afectaría gravemente la lucha contra la mafia, basada en sofisticados sistemas de escuchas.

En caso de violación de la ley, los propietarios de los diarios deberán pagar multas de hasta 464.000 euros (588.000 dólares) y los periodistas serían sancionados con hasta 60 días de cárcel.

Por su parte, Il Corriere della Sera se pregunta: "El derecho a la vida privada y el derecho a informar pueden convivir, tal como ocurre en numerosas democracias. ¿Por qué no en la nuestra?".

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas