REINO UNIDO

El Gobierno de coalición británico se consolida pese a las dificultades

David Cameron y Nick Clegg tras firmar su acuerdo de Gobierno hace tres meses
David Cameron y Nick Clegg tras firmar su acuerdo de Gobierno hace tres meses ©Reuters

La complicidad entre David Cameron y Nick Clegg y los duros ajustes del gasto marcan los primeros 100 días del Ejecutivo. La reforma laboral y la reducción del déficit son los principales retos para la 'Brokeback Mountain Coalition', como irónicamente denominan a la coalición los diputados del Reino Unido.

Anuncios

Seis de mayo de 2010, cerca de las doce de la noche en Reino Unido. La noticia corre como la pólvora: David Cameron, el líder del Partido Conservador gana las elecciones. Se ponen fin a 13 años de gobierno laborista en las islas. A sus 43 años, será el primer ministro más joven en dos siglos.

Pero, a pesar de todo, ésa no es la verdadera noticia: no tiene mayoría absoluta. Por primera vez desde la II Guerra Mundial los británicos asistirán a la creación de un Gobierno de coalición, en un sistema pensado para mayorías fuertes. Hoy se cumplen 100 días desde que el Gobierno tory tomará posesión oficial del mando.

David Cameron necesitaba una pareja de baile para su Gobierno, y sería el líder del Partido Liberal, Nick Clegg, un fenómeno mediático en la campaña electoral que se desinfló en las urnas.

"Es un cambio histórico y sísmico", proclamó Cameron. "Hasta hoy éramos rivales y hoy somos colegas. Eso dice mucho del calado de la nueva era política hacia la que nos dirigimos", respondió Clegg tras sellar el acuerdo. La verdad es que pocos apostaban por este matrimonio político. Un jefe de Gobierno con escasa experiencia acompañado por un socio con menos experiencia aún. Uno, Cameron, constreñido a los valores tradicionales, el otro, Clegg, de ideas liberales. El contexto, difícil: asumían el poder en medio de la mayor crisis económica en decenios.

Pero la coalición avanza. La complicidad de los dos líderes es grande, tanto, que los diputados se refieren a ellos irónicamente como los Brokeback Mountain, los dos vaqueros emparejados en la famosa película.

Y no se puede decir que ésta sea una pareja de quedarse en casa. Hasta el momento se ha caracterizado por ser un Gobierno verdaderamente activo. Lo primero que hicieron fue tomar decisiones difíciles: recortes del gasto. Cameron advirtió a los británicos que la crisis cambiaría “el modo de vida de los británicos” durante años. Fue algo más que una frase retórica: 7.260 millones de euros en gasto público dejarían de estar en circulación inmediatamente. Y más: subió el IVA dos puntos y medio y aumentó medio punto las cotizaciones sociales. No sólo afectaron sus recortes al ciudadano común: su medida más mediática es la supresión de los coches oficiales a los miembros del Gobierno, lo que conllevará un ahorro de 5,8 millones de euros.

En estos tres meses, el Ejecutivo ha puesto en marcha una reforma profunda de áreas muy sensibles como la educación, la sanidad o las ayudas sociales. Y lo ha hecho de forma tan estricta que, tras un primer repunte en lo que a valoración de los ciudadanos se refiere -donde la intención de voto del Partido Conservador subió hasta un 42% en las encuestas- ahora, la valoración del Gobierno está a la baja: un 57% de los británicos considera decepcionante la labor de la coalición, según un sondeo del Daily Mail. “Si este Gobierno tuvo una luna de miel, ya se ha terminado”, reflexiona en el citado diario el profesor de política Anthony King.

Pero la prueba de fuego llegará esta primavera, cuando los británicos voten en referéndum la reforma electoral prometida a Nick Clegg, una de las pocas contraprestaciones que ha recibido el liberal por su apoyo.

Porque al fenómeno Clegg no le está yendo lo bien que se podría suponer al tener responsabilidades de Gobierno. La intención de voto de los liberales se ha desplomado desde las elecciones. Allí obtuvieron un 23,6% de los votos, y ahora su apoyo no llega ni al 19%, según las distintas encuestas que circulan entre los medios de comunicación británicos. 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas