CRISIS ECONÓMICA

Europa desoye las protestas y sigue apretando el cinturón del gasto

100.000 manifestantes en Bruselas y decenas de manifestaciones protestaron el miércoles contra los recortes del gasto.
100.000 manifestantes en Bruselas y decenas de manifestaciones protestaron el miércoles contra los recortes del gasto. ©Reuters

La UE responde a las manifestaciones de miles de trabajadores contra la austeridad con nuevas sanciones para contener el déficit y países como Francia, España o Portugal presentan nuevamente fuertes recortes en los presupuestos para 2011. Manuel Barroso defiende las medidas del bloque: “Son las mejores para defender a los trabajadores”.

Anuncios

Europa sigue dispuesta a ser un halcón del ajuste presupuestario. Ni la Unión Europea (UE) como institución, ni los países integrantes del bloque, parecen dispuestos a escuchar la marea de protesta social que recorre Europa.

Mientras el miércoles los sindicatos europeos reunían a 100.000 personas en Bruselas para protestar por las duras medidas de austeridad adoptadas y decenas de manifestaciones se hacían eco de en el Viejo continente –incluyendo una huelga general en España-, la Comisión Europea presentaba un paquete de medidas para sancionar a aquellos países que no cerquen su déficit, proponiendo multas de hasta el 0,2% de su Producto Interior Bruto.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, defendió la dureza de las sanciones previstas asegurando que estas propuestas "son las mejores para la defensa de los intereses de los trabajadores europeos".

No estaban de acuerdo con sus palabras los miles de personas que se manifestaron igualmente en Polonia, las 4.000 en Serbia, el millar de Letonia, o los centenares que hacían lo propio en La Haya, Atenas y Chipre.

A la CE no le temblará el pulso y prevé establecer sanciones preventivas de manera que puedan ser multados con depósitos remunerados de hasta el 0,2% del PIB los países que no sólo hayan infringido el pacto de austeridad, sino que no sigan las recomendaciones de Bruselas. Otra novedad del plan será dar la misma relevancia a la deuda que al déficit: otra multa del 0,2% para quienes no se ajusten a los parámetros que imponga la UE.

Y por último se impondrán sanciones de hasta el 0,1% del PIB a los países que incurran en desequilibrios macroeconómicos, tales como la evolución de los costes laborales unitarios, la evolución de la balanza por cuenta corriente y la evolución del mercado de la vivienda.

"El mensaje es claro: Pisaremos el freno del coche antes de que caiga por el precipicio", aseguró Barroso ayer. No lo entienden así los líderes sindicales europeos, que consideran que el precio de los ajustes los están pagando las clases trabajadoras. Tampoco Estados Unidos, que ha mantenido su contrariedad por la retirada de los planes de estímulo de Europa cuando el crecimiento económico no se ha consolidado.

Es el modelo de estímulos contra el modelo de la austeridad. “Reducir el déficit en estos momentos, es infligir dolor a los ciudadanos”, ha resumido en varias ocasiones el premio Nobel de Economía, Paul Krugman. Otros economistas, sin embargo están de acuerdo, porque consideran que dar seguridad a los mercados permitirá el despegue económico.

Nuevos recortes entre los países

Los Gobiernos de los países del bloque, sin distinción de socialdemócratas, liberales o conservadores, siguen dispuestos a bailar al son de la flauta de Bruselas. Varios países presentan hoy sus presupuestos y ya han anunciado su intención de apretar varios agujeros más los cinturones de unos Estados que no parece que puedan meter más su ombligos hacia dentro para entrar en el traje que les preparan sus Ejecutivos.

>>Portugal. Así, el Gobierno de Portugal ha presentado sus cuentas para 2011 armado con unas enormes tijeras que reducirán el gasto público en 3.420 millones de euros y un saco que aumentará la recaudación fiscal en 1.700 millones, gracias a un aumento de los impuestos. Según informó el primer ministro, el socialista José Sócrates, por el lado del gasto se reducirá un 5% el salario de los empleados públicos que ganen más de 1.500 euros y se congelarán las pensiones de los jubilados. Por el lado de los ingresos, los portugueses verán como se reducen las deducciones en los impuestos y cómo aumenta su IVA del 21 al 23%. Este impuesto ya lo subió en 2010 otro punto porcentual.

Su primer ministro no hizo hincapié en cómo beneficará estas medidas a los ciudadanos o cómo puede afectar al consumo el nuevo Presupuesto. Se límito a decir: "No podemos fallar en el cumplimiento de nuestros compromisos internacionales". El objetivo: reducir el déficit 4,6% del PIB, frente al 7,3% actual.

>> Francia. El Gobierno del presidente conservador Nicolas Sarkozy también profundizará en la austeridad en el Presupuesto para el año que viene. Su déficit es de un 7,7%, y el ministro de Presupuesto, François Baroin, habla en Le Monde de un recorte histórico: "Vamos a romper la tradición que ha hecho de nuestro país el campeón de Europa del gasto público".

La batería de medidas que pondrán cemento a sus palabras será congelar gastos, proseguir con su política de contratar sólo un funcionario de cada dos que se jubilan y anular gran cantidad de deducciones fiscales. Este recorte de las deducciones afectarán en un 40% a las familias y en el 60% restante, a empresas.

Además, el Ejecutivo de Sarkozy prepara una reforma del sistema de pensiones y ha retirado todas las medidas de estímulo y protección social que se adoptaron para hacer frente a la crisis.

>> Irlanda. El Gobierno irlandés será uno de los pocos Ejecutivos que aumentará su déficit, aunque eso no significará que incrementará el gasto social. Alcanzará un histórico 32% del para salvar de nuevo a su banca.

El rescate del Anglo Irish Bank puede costar más del 20% del PIB al país. Y en consecuencia tendrá que aumentar la deuda hasta el 98,6%. El gasto que deberá asumir es de 50.000 millones, el 30% de una economía cuyo PIB total es de 166.000 millones. El Ejecutivo, de carácter neoliberal, ya ha anunciado que rebajará el déficit al 3% en 2014, recortando de otras partidas.

En 2008 y 2009 el Gobierno eliminó varias prestaciones sociales, incluyendo algunas que afectan a desempleados, y los sueldos de los funcionarios, que han bajado entre un 5% y un 15%. El dinero destinado a prestaciones y servicios a los ciudadanos ha bajado un 5%.

>> España. El Ejecutivo del socialista José Luis Rodríguez Zapatero también ha presentado sus cuentas para el año 2011. Es "el más austero de los últimos años", advirtió la ministra de
Economía, Elena Salgado.  

El primer objetivo es reducir el déficit público, que escaló hasta un 11,1% en 2009: España apunta a limitarlo a un 9,3% en 2010, 6% en 2011 y a un escaso 3% en 2013. Para lograrlo, el presupuesto prevé una disminución del 16% de los gastos en los Ministerios y del 7,9% en el resto de gastos del Estado. España ya subió el Impuesto sobre el Valor Añadido en verano, aumentándolo en dos puntos.

Estas medidas se añaden al anterior plan de ajuste, en el que el Gobierno eliminó ayudas sociales, bajó el sueldo de los funcionarios, congeló las pensiones y redujo la inversión pública. Otras reformas, como la de pensiones o del sistema laboral le costaron a Zapatero ayer una huelga general.

Estos y otros países como Alemania, Grecia, Reino Unido e Italia, con todas las tendencias ideológicas posibles reflejadas en sus Gobiernos, han presentado ya varios planes de ajuste multimillonarios, por lo que muchos se preguntan en el continente si el modelo social de Europa está en juego.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas