Crisis económica

Adiós al último colchón de los desempleados españoles

Camareros protestan en Madrid contra la ley del tabajo. En las bandejas se puede leer: "La peor enfermedad laboral es el paro", Madrid 24 de noviembre de 2010.
Camareros protestan en Madrid contra la ley del tabajo. En las bandejas se puede leer: "La peor enfermedad laboral es el paro", Madrid 24 de noviembre de 2010. ©Reuters

El presidente del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció este miércoles la eliminación del subsidio mínimo de desempleo de 426 euros mensuales. El plan de ajuste económico incluye también la privatización de los aeropuertos de Madrid y Barcelona, y se enmarca dentro del objetivo del Gobierno de frenar la especulación financiera entorno a su deuda.

Anuncios

Por Alberto Senante

Hasta ahora, cuando un ciudadano español agotaba su prestación por desempleo podía reclamar una ayuda mínima de 426 euros al Estado. Era el último recurso para miles de familias que ven como ninguno de sus miembros consigue trabajo, en un país donde el 20% de la población no consigue un empleo. La norma se hará efectiva desde el mes de febrero del próximo año.

Informe desde Madrid

El Gobierno de Rodríguez Zapatero creó esta ayuda a mediados del año pasado para evitar que los millones de nuevos parados que provocaba la crisis económica se quedaran sin ningún ingreso, con el peligro de exclusión social que eso implicaba. Un año y medio más tarde, el líder socialista retira la medida con la amenaza de los mercados financieros como telón de fondo.

Mejor paradas de este ajuste presupuestario salen las pequeñas y medianas empresas. El gobierno español rebajará el impuesto de sociedades con el objetivo declarado de favorecer la inversión y la creación de empleo. Con esta medida el Gobierno prevé beneficiar a más 40 mil empresas.

Dentro de este mismo plan económico, Rodríguez Zapatero adelantó la inminente privatización de casi la mitad de los servicios aeroportuarios. De este modo, la gestión de las dos principales terminales del país, Barajas en Madrid y El Prat en Barcelona, pasaría a manos privadas.

Ni siquiera la suerte consigue escapar de la crisis económica. El 30% de la popular Lotería del Estado Español, hasta ahora bajo el control del Ministerio de Hacienda, saldrá a venta pública tras la creación de una Agencia Estatal de Loterías y Apuestas.

Este paquete de medidas se produce una semana después de la penúltima tormenta en los mercados financieros, que se saldó con un préstamo multimillonario a los bancos irlandeses y la amenaza de que otros países europeos como Portugal o España no sean capaces de saldar su deuda en los plazos previstos.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas