Saltar al contenido principal
IRLANDA

El opositor Fine Gael gana las elecciones

El primer ministro irlandes, Brian Cowen.
El primer ministro irlandes, Brian Cowen. ©Reuters
Texto por: RFI
2 min

Los primeros sondeos le dan el 36,1% de los votos. El Fianna Fáil se desploma con un 15,6% de los votos, penalizado por el derrumbe económico y el rescate solicitado a la UE. El Partido Laborista pasa a ser la segunda fuerza política del país si se cumplen los sondeos de la cadena pública RTE.

Anuncios

El principal partido de la oposición irlandesa, el conservador Fine Gael (FG), ha ganado las elecciones generales irlandesas celebradas el viernes. No obstante, no ha logrado la mayoría absoluta y deberá buscar apoyos.

Ésos son los resultados de los primeros sondeos de la cadena pública RTE, que adjudican un 36,1% de los votos al hasta ahora partido opositor. Mientras, el gobernante Fianna Fáil (FF) cae hasta el 15,1%, un descalabro sin precedentes para esta formación, en el poder desde 1997, y que ha sido castigado por su gestión de la economía irlandesa y el préstamo que tuvo que pedir a la Unión Europea para salvar su crisis de deuda.

Según un sondeo a pie de urna entre 3.500 votantes, el Fina Gael de Enda Kenny ha obtenido su mejor resultado desde 1982 ese a que no alcanzó el 40% que le auguraban los sondeos preelectorales más optimistas. De cumplirse estos resultados esta formación no obtendría la mayoría, según la RTE, que, sin embargo, no da proyecciones de escaños.

El Fina Gael deberá buscar pues un socio de Gobierno, y ese posible socio para un Ejecutivo de transición, el Partido Laborista, ha mejorado también sus anteriores resultados con un 20,5% de apoyo, lo que le convierte en la segunda fuerza nacional.

El partido en el poder recibe así el castigo de los electores por su apoyo al plan de rescate firmado en noviembre pasado con la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El primer ministro, Brian Cowen, aceptó este rescate después de negarse varias veces, obligado por un déficit público que alcanzó el 32% del Producto Interior Bruto (PIB) en 2010. Demasiado para el orgullo irlandés, que sin embargo no podía renunciar a esa inyección de 85.000 millones de euros (115.000 millones de dólares) para sostener en pie a su maltrecha banca.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.