FRANCIA-PRESIDENCIALES 2012

Hollande y Sarkozy se enfrentaron en su único duelo verbal

Francois Hollande y Nicolas Sarkozy durante el debate presidencial, el único antes de la segunda vuelta del próximo domingo.
Francois Hollande y Nicolas Sarkozy durante el debate presidencial, el único antes de la segunda vuelta del próximo domingo. Reuters

François Hollande y Nicolas Sarkozy, los dos candidatos a la presidencia francesa que se define en segunda vuelta este domingo, se enfrentaron durante dos horas y media en un denso pero apasionante debate, marcado por los ataques y la ironía. A la embestida retórica de Sarkozy, el socialista respondió con sarcasmo y datos precisos. A la diatriba de Hollande, el mandatario saliente replicó enérgico pero esforzándose por controlar su agresividad.  

Anuncios

“Hay una diferencia entre nosotros” dijo Sarkozy en medio de la discusión de este miércoles “yo quiero menos pobres y usted quiere menos ricos”, a lo que Hollande respondió “pues ahora hay mas pobres y los ricos son mas ricos”. Argumentos enfrentados de este tipo se repitieron a lo largo del debate, el único entre los dos candidatos en toda la campaña, y fueron delineando los retratos de dos candidatos con dos concepciones de la política y visiones del mundo opuestas e irreconciliables.

El duelo fue ágil, incisivo y, en ocasiones, virulento. Hollande utilizó como principal arma verbal contra su adversario el balance negativo de su quinquenio mientras que Sarkozy -además de calificar en varias ocasiones de mentiroso y hasta de pequeño calumniador a su contendor- lo atacó por su falta de experiencia. “Decir que Francia no ha obtenido nada de Alemania es falso y demuestra una gran incompetencia… En Europa no se dan órdenes. Usted cree que basta con llegar con su trajecito” respondió soberbio Sarkozy cuando Hollande lo acusó de haber cedido ante Alemania durante la negociación del tratado fiscal europeo. Hablando más como un presidente que como un candidato, el socialista prometió que el 7 mayo presentará su plan con medidas que favorezcan el crecimiento en Europa. “No podemos imponer la austeridad generalizada” afirmó Hollande.

El primer desencuentro se dio apenas abierto el debate con la intervención del candidato socialista quien se presentó como el futuro presidente de la justicia, de la recuperación económica y de la unidad. « Estamos saliendo de cinco años en los que Francia ha sido herida, dividida, por declaraciones no de sus colaboradores, sino de usted mismo », le aguijoneó Hollande a Sarkozy.

De inmediato, el presidente saliente replicó jactándose de que durante su mandato no hubo violencias como prueba del espíritu de unidad de su gobierno. “A propósito de la unión que usted menciona, efectivamente es una idea muy bonita, pero son los hechos los que cuentan, hay que hablar a todos los franceses, porque cuando uno es presidente, uno es presidente de los que votaron por uno, pero también de los que no, es ésa quizás nuestra gran diferencia » ironizó Sarkozy.

El tono impetuoso y, en ocasiones, agresivo de la discusión se mantuvo en los 150 minutos que duró el debate y, sin duda, uno de los momentos más álgidos lo alcanzó el tema de la crisis de la zona euro que, según afirmó el presidente ha sido, afortunadamente, superada por  Europa. “Europa no la ha superado” objetó Hollande. Entonces, Sarkozy insistió en montarse sobre el caballito de batalla de toda su campaña que es culpar al ex presidente socialista Rodríguez Zapatero de la crisis en la vecina España. “Cuando Zapatero estaba en el poder, usted lo ponía de ejemplo. No es justo que ahora lo trate así” alegó Hollande y le recordó que la situación dejada por el conservador Silvio Berlusconi en Italia no era mejor.

Pero cuando más se exasperaron los ánimos, especialmente los de Sarkozy, fue a la hora en que Hollande puso sobre la mesa las reformas en materia económica del presidente saliente que, en opinión del candidato socialista, son injustas y han creado desigualdad. Hollande se refirió concretamente a los regalos fiscales para los ricos y al aumento del desempleo y de la deuda durante el mandato de Sarkozy. Cifras falsas, dijo este último.

Respecto al tema de la inmigración, tan instrumentalizado en esta campaña electoral, François Hollande dijo estar dispuesto a convocar un referendo sobre el derecho al voto en elecciones municipales de los extranjeros residentes en Francia y provenientes de países exteriores a la Unión Europea. “Nosotros no queremos que los inmigrantes voten en Francia” respondió Sarkozy.  Hollande se encargó de recordarle que hace unos años él era favorable a esta propuesta.

Los analistas coinciden en que el candidato socialista, favorito en las encuestas, salió fortalecido de este debate mientras que el candidato a su propia reelección, el presidente Nicolas Sarkozy, no pudo escapar a la sombra de su gestión. Según los últimos sondeos, publicados el miércoles y antes del debate, por los institutos BVA e Ifop, François Hollande ganaría la elección con 53,5% o 54% de los votos, y Nicolas Sarkozy obtendría 46,5% o 46%

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas