España

Bankia pone a tambalear a España en los mercados

Jose Ignacio Goirigolzarri, gerente del banco español Bankia, en una rueda de prensa en Madrid, el 26 de mayo de 2012.
Jose Ignacio Goirigolzarri, gerente del banco español Bankia, en una rueda de prensa en Madrid, el 26 de mayo de 2012. Reuters / Andrea Comas
Texto por: RFI
3 min

España genera dudas sobre la necesidad de ayuda para socorrer a sus bancos. El jefe del gobierno, Mariano Rajoy, lanzó este lunes 28 de mayo un mensaje tranquilizador en un momento en que la cuarta economía de la zona euro podría tener que pedir ayuda europea para recapitalizar su banca. 

Anuncios

Como era de esparar, la Bolsa de Madrid abrió este lunes en rojo, lastrada por los bancos, con Bankia a la cabeza, que se desplomó 28% tras la reanudación de su cotización, interrumpida el viernes.

Tampoco el mercado de deuda sonreía a España. La prima de riesgo – el sobrecoste que debe pagar el país para financiarse a diez años en comparación con Alemania, la referencia europea – alcanzaba un nuevo récord, a 509 puntos básicos.

Esta reacción tiene lugar después de que el viernes Bankia pidiese al Estado una ayuda de 19.000 millones de euros (unos 24.000 millones de dólares), que sumados a una inyección precedente suman 23.500 millones de euros, un récord histórico en España.

Este clima de tensión llevó a Rajoy a comparecer ante la prensa, algo que hace muy raramente. “Con una prima de riesgo de 500 puntos básicos, es muy difícil financiarse”, admitió. Pero con una voluntad tranquilizadora aseguró que “no va a haber ningún rescate (internacional) de la banca española” y calificó la inyección de fondos en Bankia de “un ejercicio de transparencia”.

El capital debe ser inyectado por el FROB, el fondo público para la reestructuración del sistema bancario español, pero con menos de 5.000 millones de euros disponibles, “no dispone de importe suficiente”, señalan los analistas de Bankinter.

Según afirman, “el plan del gobierno consiste en entregar la ayuda inyectando directamente deuda pública en el balance de BFA (Banco Financiero y de Ahorros, matriz de Bankia, ndlr) para evitar tener que colocar la deuda en los mercados”.

Bankia podría utilizar este aporte como garantía de sus operaciones o pedir al Banco Central Europeo (BCE) un canje por liquidez, según los analistas. Es decir, una forma de que el organismo europeo financie indirectamente el rescate.

Pero esto no impedirá que la deuda española aumente bastante por encima del 79,8% del PIB marcado por Madrid para finales de 2012, agregan. Rajoy se mostró categórico asegurando que el rescate de Bankia “no influye en el déficit para nada”. Sin embargo, no quiso definirse sobre su impacto en la deuda pública española: “No hagamos elucubraciones” ya que aún “no está tomada la decisión sobre cuál va a ser el procedimiento”.

“En última instancia cabe la posibilidad de que (Madrid) tuviera que recurrir al mecanismo europeo de estabilidad financiera”, señala Juan José Toribio, profesor de la IESE Business School de Madrid.

Sobre todo teniendo en cuenta que la factura podría seguir creciendo. Según el diario conservador español El Mundo, el Estado deberá inyectar 30.000 millones de euros de fondos públicos en tres entidades bancarias intervenidas debido a sus dificultades financieras: CatalunyaCaixa, NovacaixaGalicia y Banco de Valencia.

Lo que con la ayuda de Bankia sumaría más de 50.000 millones de euros del Estado español para la banca, motivo más que suficiente para suscitar las dudas sobre la capacidad del país a aportar solo dichos fondos, en un momento en que la disciplina presupuestaria está vigilada muy de cerca por los mercados y por la Unión Europea.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas