Saltar al contenido principal
Ucrania

Tensión tras el fin del ultimátum de Kiev

Un hombra armado delante de la sede de la policía en Slaviansk, el 12 de abril de 2014.
Un hombra armado delante de la sede de la policía en Slaviansk, el 12 de abril de 2014. REUTERS/Gleb Garanich
Texto por: RFI
3 min

El plazo fijado por Kiev a los manifestantes prorrusos para que depongan las armas terminó este 14 de abril en Slaviansk, al este de Ucrania, sin que éstos se hayan plegado a la orden. Esa localidad es uno de los lugares donde los separatistas se han apoderado de edificios oficiales.

Anuncios

El ultimátum de las autoridades ucranianas a los militantes prorrusos terminó este lunes a las 9h00 hora local en Slaviansk sin que los periodistas de Reuters presentes en el lugar hayan notado un cambio de la situación: la bandera rusa sigue ondeando en la sede de la policía y hombres con pasamontañas permanecen en las barricadas hechas con sacos de arena.

Los separatistas armados tomaron el control el sábado de dos edificios oficiales de esa localidad de 120.000 habitantes. Grupos de hombres armados, vestidos en su mayoría con uniformes sin insignias, lanzaron el sábado una serie de ataques visiblemente coordinados en varias ciudades del este mayoritariamente de habla rusa de Ucrania, región fronteriza con Rusia.

La calma en Slaviansk en las primeras horas tras finalizar el ultimátum contrasta con las declaraciones incendiarias la víspera de las autoridades ucranianas. “Se ha vertido sangre en la guerra que Rusia libra contra Ucrania, afirmó el presidente ucraniano interino, Olexandre Turchinov, en un discurso televisivo, en el que anunció que había ordenado el lanzamiento de una “operación antiterrorista de gran envergadura” contra los militantes prorrusos.

Rusia llamó a una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, que tuvo lugar esta misma noche sin mayores resultados. Ésta fue escenario de un diálogo de sordos entre las partes. Kiev acusó a Moscú de haber orquestado las tensiones en la región. El embajador ruso ante la ONU, Vitali Churkin, pidió por su parte a los occidentales, fundamentalmente a Estados Unidos, que presionen a las autoridades de Kiev para que “dejen de utilizar la fuerza contra el pueblo ucraniano” y subrayó que “Occidente será quien determinará si la guerra civil en Ucrania puede ser evitada”.

Rusia denuncia la hipocresía occidental

Tras denunciar “la desinformación y la propaganda rusa”, su par estadounidense, Samantha Power, acusó este domingo a Moscú de haber “creado y orquestado la inestabilidad”, señalando en particular lo ocurrido en Crimea.

Por su parte, el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, denunció este lunes en una rueda de prensa que la "hipocresía" de los países occidentales ante los acontecimientos en Ucrania "supera los límites". Sobre los hechos de violencia en la plaza Maidán (Kiev), centro de las manifestaciones proeuropeas, reprochó a los occidentales haberlas tildado de "democracia", mientras que "se habla de terrorismo sobre las manifestaciones pacíficas que tienen lugar en este momento en el sureste" de Ucrania.

El nuevo brote de violencia ha provocado temores de que Moscú, que ha desplegado hasta 40.000 hombres en la frontera, se sirva de la tensión para intervenir. El presidente ruso, Vladimir Putin, prometió defender a “cualquier precio” a los ciudadanos rusos de la ex Unión Soviética.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.