Saltar al contenido principal
Reino Unido

El sueño de independencia de Escocia, una pesadilla para Cameron

El primer ministro británico David Cameron.
El primer ministro británico David Cameron. Reuters
Texto por: RFI
3 min

La independencia de Escocia es un escenario plausible desde la publicación de una encuesta que otorga un estrecho margen de ventaja a los independentistas en el referéndum que tendrá lugar próximamente. Un voto favorable a la independencia de Escocia pondría bajo presión a Cameron para que dimita.

Anuncios

Lo que está en juego con el referéndum de independencia de Escocia que tiene lugar dentro de diez días es la unidad que existe desde hace 300 años. El Reino Unido es un estado unitario compuesto por cuatro países constituyentes: Escocia, Gales, Inglaterra e Irlanda del Norte.

El referéndum del 18 de septiembre ha avivado el debate en el Reino Unido sobre el dominio de Londres y los lazos que mantienen unido al país. De Irlanda del Norte a Gales, pasando incluso por regiones inglesas como Cornualles y Yorkshire, el camino al referéndum ha avivado la hostilidad al control de la capital.

“Aunque ganara el 'No', nos encaminamos a algunos cambios constitucionales importantes en el Reino Unido”, dijo Graham Walker, profesor de ciencias políticas en la Universidad Queen's de Belfast, en Irlanda del Norte. “Creo que veremos una unión más flexible, quizás una unión federal”, pronosticó.

Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte, las otras regiones de la Unión, podrían reclamar el mismo trato. De ahí que los tres grandes partidos nacionales – los conservadores y los liberales del gobierno y los laboristas de la oposición – hayan prometido ceder a Escocia más competencias si rechaza la independencia.

El primer ministro David Cameron prometió transformar una economía “demasiado concentrada en Londres y demasiado centralizada”, mientras el líder de la oposición Ed Miliband aseguró que sus planes “invertirían un siglo de centralización”.

¿Dimisión de Cameron?

Un voto favorable a la independencia de Escocia podría menoscabar la posición internacional de Gran Bretaña e incluso poner bajo presión a Cameron para que dimita.

Así, un voto mayoritario por la independencia afectaría el estatuto de potencia nuclear del Reino Unido. Los submarinos británicos nucleares Trident tienen su base naval en Faslane, cerca de Glasgow, pero el SNP quiere que se vayan de Escocia antes del 2020 si ganan los independentistas.

La independencia afectaría otros ámbitos. En deporte, la independencia de Escocia dejaría a los herederos de Andy Murray y Chris Hoy en un terreno incierto para Río-2016 y restaría poder al equipo británico.

Los dos brillaron en los Juegos Olímpicos de Londres-2012, Murray con medallas de oro y plata en la competición de tenis individual y de dobles, y el ciclista con dos oros, unos triunfos que son ejemplo del gran papel que Escocia jugó en el éxito del equipo de Gran Bretaña.

Los atletas escoceses ganaron 13 de las 65 medallas de deportistas británicos, 7 de los 29 oros, pese a ser sólo el 10% de los 542 miembros del "Team GB".

Pero si Escocia decide independizarse el 18 de setiembre, tendrá que formar un equipo olímpico y paralímpico propio porque en otras competiciones, como las de fútbol y rugby, ya hace tiempo que cuenta con sus propias escuadras.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.