Rumanía

Sorpresiva victoria del liberal Klaus Iohannis en las presidenciales

Klaus Iohannis, el nuevo presidente rumano, celebra su victoria con sus simpatizantes en Bucarest, la capital de Rumanía.
Klaus Iohannis, el nuevo presidente rumano, celebra su victoria con sus simpatizantes en Bucarest, la capital de Rumanía. REUTERS/Radu Sigheti

Ningún sondeo había previsto que el candidato Klaus Iohannis, procedente de la minoría alemana, se hiciera con la presidencia de la República rumana. Una gran victoria por más de 6 puntos frente al actual primer ministro socialdemócrata Viktor Ponta, que ya reconoció su derrota. La participación, en particular de los jóvenes, ha sido clave en el resultado.

Anuncios

Nadie se esperaba el resultado de la elección presidencial rumana, y menos aún el actual primer ministro y candidato a la presidencia de la República rumana, Viktor Ponta, quien reconoció su derrota pocas horas después de que se cerraran las urnas. "Felicité a [Klaus] Iohannis por su victoria. El pueblo siempre tiene razón" decía Ponta.

La participación ha sido la clave de esta segunda vuelta de los comicios presidenciales, para la que el socialdemócrata Ponta partía como favorito, tras ganar la primera vuelta con más del 40% de los sufragios. La tasa final de participación subió a 61%, un récord para el país, donde la fatiga de los electores frente a los electores y la pobreza no han cesado de aumentar en los últimos años. Ha sido en particular importante la participación de los jóvenes.

Entrevista a Petr ROMAN, ex-primer ministro rumano y partidario de Klaus Iohannis

Las encuestas a la salida de urnas daban a ambos candidatos empatados. "Teníamos que movilizar a los jóvenes si queríamos ganar", decía a Marcos Herrera el ex primer ministro y ex canciller rumano Petr Roman, partidario del vencedor Klaus Iohannis. "Realmente lo ocurrido supera todas nuestras expectativas: necesitábamos un millón de votos más y finalmente conseguimos 1,8 millones. Pasamos de estar a menos 10 puntos [respecto a Viktor Ponta] a estar a más 6 puntos [de ventaja]."

La participación de los ciudadanos rumanos residentes en el extranjero también habría sido fundamental para la victoria del candidato liberal. En París, Londres o Turín se formaron largas colas ante las embajadas y consulados rumanos. En la primera vuelta, un 46% de los electores en el extranjero votó a favor de Iohannis y un 15’8% por Ponta.

Klaus Iohannis, de 55 años, es el primer miembro de la minoría alemana que llega a la presidencia de este país, antes miembro del bloque comunista y el más pobre la Unión Europea tras Bulgaria y muy afectado por la corrupción. La reciente recuperación macroeconómica de Rumania, producida bajo el gobierno socialdemócrata de Ponta no le dio sin embargo la victoria.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas