Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

Sobrevivientes regresan a Auschwitz para conmemorar el 70º aniversario de su liberación

Audio 06:48
"Cuando cierro los ojos, vuelvo a ver las llamas", dice Marian Turski, deportado a Auschwitz en agosto 1944.
"Cuando cierro los ojos, vuelvo a ver las llamas", dice Marian Turski, deportado a Auschwitz en agosto 1944. © Maya Szymanowska
Por: Florencia Valdés

Hace 70 años el Ejército rojo soviético liberaba el campo de Auschwitz. El mayor y más mortífero campo de la muerte en donde 1 millón 100 000 personas fueron exterminadas. La mayoría eran judíos. Es el único en haber sido preservado tal y como fue abandonado por los alemanes. El Museo de Auschwitz-Birkenau decidió centrar este 70º aniversario en los supervivientes. Al menos 300 regresan entonces a este lugar donde vivieron uno de los peores horrores de la historia humana. Su misión es compartir sus testimonios y así advertir contra la repetición de un crimen semejante.

Anuncios

Los equipos de Radio Francia Internacional recogieron numerosos testimonios de prisioneros de este campo de la muerte. Rose Schindler, checa judía, fue deportada a Auschwitz cuando era adolescente. Es la primera vez que regresa desde hace 20 años: “Tengo 85 años y quién sabe si podré regresar algún día. Regresé para despedirme de mi mamá y de mis cuatro hermanos y hermanas que murieron aquí. Nunca había podido despedirme de ellos".

Judío estadounidense, Johnny Pekats también perdió una parte de su familia en este campo de concentración: “Tengo la impresión de que aquí no es un campo de concentración. Es el paraíso con casitas individuales. Si esa gente supiera lo que pasaba aquí, ese olor...no vivirían aquí. Vine para mostrarles a mis hijos que todo es cierto: los crematorios y lo que hicieron."

“Esos recuerdos no me dejan en paz"

Algunos han logrado esconder en el ático de su memoria el terrible trauma. Otros luchan todos los días con el fantasma del pasado. Es el caso de este ex soldado polcaco. Joseph Paczynski acaba de cumplir 95 años: “Esos recuerdos no me dejan en paz, es como una pesadilla, me persigue. En mis sueños vuelvo a ver a todos mis amigos muertos, las colas que llevaban a las cámaras de gas. Lo veo como si estuvieran aún ahí. No logro deshacerme de eso".

"Ordenaron que un grupo de judíos viniera al crematorio. Me subí al techo de mi edificio y miré. Los soldados SS gritaban: desvístanse, desvístanse. Una vez desnudos, les dijeron que entraran. Un SS se subió al crematorio y echó algo por los agujeros del techo. Hugo un grito espantoso a pesar de que los muros eran gruesos. Los gritos duraron al menos 20 minutos. Se debilitaron y luego se callaron. Es lo que vi”, agregó.

"El infierno se había acabado"

La pesadilla de millones de personas terminó cuando los soldados del ejército Ruso liberaron Auschwitz. El lugar-teniente ruso Yvan Martynouchkine estaba ahí: “Habíamos liberado un pueblo de los Alemanes y nos encontramos con una barrera de alambres de púas, una construcción sólida y electrificada. Más allá había edificios. Pensamos que eran hangares de los alemanes.

"Inspeccionamos los alrededores y en un momento dado, vimos a un grupo de gente. Al principio no entendimos de qué se trataba. Pero ellos entendieron quienes éramos. Comenzaron a gesticular y así supimos que eran prisioneros. No preguntaron nada. Estábamos cara a cara, nos mirábamos. Estaban agotados y en un estado deplorable. Pero en sus ojos vimos que estaban felices porque estaban salvados. El infierno se había acabado", contó a RFI. 

Estos testimonios son un tesoro de la historia de la humanidad para las nuevas generaciones. La mayoría de los sobrevivientes tienen al menos 90 años. El Museo de Auschwitz-Birkenau lucha contra la extinción de estas voces.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.