Unión Europea

La Comisión Europea acusa a Google de abuso de posición dominante en las búsquedas de Internet

Google, en la mira de la Comisión Europea.
Google, en la mira de la Comisión Europea. Reuters
3 min

La Comisión Europea ha acusado este miércoles a Google de ejercer una posición dominante con su motor de búsqueda. La firma de Mountain View lo niega pero, de ser cierto, deberá pagar 6.000 millones de dólares por violar las normas europeas. 

Anuncios

Por Rosalía Macías 

Es miércoles 15 de abril, la UE ha acusado formalmente a Google de posición dominante en su motor de búsqueda. Según esta acusación, la multinacional viola las normas de la UE al aventajar sus propios servicios de comparación de precios. Los resultados que aparecen en primer lugar tras una búsqueda en Google no son necesariamente los más pertinentes.

“Google aún tiene la posibilidad de convencer a la Comisión Europa de lo contrario”, afirmaba la mañana del 15 de abril Margrethe Vestager, comisaria europea encargada de la Competencia.

Efectivamente, la empresa no ha tardado en responder: “La búsqueda del daño” es el título del artículo que ha sido publicado cuestionando las afirmaciones de la UE. En él, Google niega su culpabilidad y explica que, de hecho, “la gente tiene ahora más elección que nunca”. Con esto se refiere a la gran variedad de motores de búsqueda que existen, como por ejemplo Bing, Yahoo o Quora. “Por ello mostramos nuestro respetuoso pero fuerte desacuerdo”, finaliza.

El objetivo de esta acusación de posición dominante es, según ha anunciado Margrethe Vestager, que Google “modifique la manera en la que realiza sus actividades en Europa”. De no hacerlo, las consecuencias serán, en el peor de los casos para este gigante de Internet, una multa equivalente a 6.000 millones de dólares (el 10% de su facturación).

La Comisión Europea ha abierto también una investigación contra Android, un servicio que recordamos fue comprado por Google en 2005.
 
Una investigación que viene de lejos

Esta es la primera vez que la Comisión Europea ha acusado oficialmente a Google de discriminar a la competencia en favor de sus servicios, pero el comienzo de las investigaciones se remonta a 2010.

Además, no es la primera “ofensa” de una institución de la UE contra Google.   En noviembre de 2014, el Parlamento europeo votó una resolución que, aunque no dice su nombre, iba dirigida a Google. “La indexación, evaluación, presentación y clasificación hecha por los motores de búsqueda deben ser objetivos y transparentes”, es lo que podíamos leer en este texto.

Este organismo europeo no tiene competencias en este tema, así que decisiones como la del 27 de noviembre son puramente simbólicas.

Sin embargo, la acusación de la Comisión Europea de este 15 de abril, sí podría tener consecuencias.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas