Grecia referendo

Victoria aplastante del NO a la austeridad

Partidarios del  « non »,  anti austeridad festejan la victoria en Atenas.
Partidarios del « non », anti austeridad festejan la victoria en Atenas. AFP PHOTO / Angelos Tzortzinis
Texto por: Angélica Pérez
4 min

OXI dijeron mayoritariamente los griegos en el referendo de este domingo. El No se impuso en las urnas con 61,31% contra un 38% que votó por el "Sí". Un rechazo masivo de la ciudadanía a los recortes sociales propuestos por el FMI, el Banco Central europeo y Bruselas.La Comisión Europea "respeta" los resultados. El Gobierno de Tsipras llama a sus acreedores y socios europeos a renegociar con justicia la deuda griega.

Anuncios

 El "No" en el referéndum griego "no es una ruptura con Europa", afirmó Alexis Tsipras tras el voto masivo de Grecia contra las medidas de austeridad propuestas al país por los acreedores internacionales. En una alocución televisada, el Primer ministro griego precisó que el resultado del referendo reforzará la posición negociadora de Grecia y obligará a los acreedores a abordar la cuestión de la pesada deuda del país inmerso en una grave crisis financiera. "Ahora, la deuda estará en la mesa de negociación", sostuvo Tsipras y recordó que su gobierno está "dispuesto a reanudar la negociación con un plan de reformas creíbles y socialmente justas".

Por su parte, el ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, encargado de negociar directamente con sus pares de la Eurozona y con los acreedores, dijo que la victoria del 'No' en Grecia es "una herramienta que servirá para tender una mano cooperativa a nuestros socios". El titular de la cartera de economía griega aseguró que a partir del lunes el gobierno trabajará para "encontrar un terreno de acuerdo" con la UE y el FMI."Vamos a negociar de una manera positiva con el Banco Central Europeo (BE) y la Comisión europea", afirmó.

Del lado del "Nai" ("Sí"), los efectos de la derrota se evidenciaron con la renuncia del líder de la oposición conservadora griega, el ex primer ministro Antonis Samaras, a la jefatura de su partido Nueva Democracia. "Comprendo que nuestro partido necesita un nuevo punto de partida, desde hoy renuncio a la dirección", indicó Samaras, quien era primer ministro de Grecia en el momento álgido de la crisis, entre junio de 2012 y enero de 2015, antes de ser derrotado por su sucesor en el cargo, Alexis Tsipras.

UE: reacciones encontradas

Tres horas después de conocerse el masivo "No" de los griegos en las urnas a las políticas de los acreedores, el presidente de la Comisión, Europea, Jean-Claude Juncker, anunciaba que "respeta" el resultado del referéndum de este domingo en Grecia. Poco antes, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de Francia, François Hollande, habían dicho estar "de acuerdo" en que "hay que respetar" el revés que masivamente han dado los griegos a la austeridad que preconiza Bruselas. Ambos abogaron por una Cumbre de la Zona euro sobre Grecia y anunciaron que tendrán una Cumbre bilateral este lunes.

Pero mientras Tusk, Merkel y Hollande hablaban de "respeto" a los resultados del referendo, el presidente del Eurogrupo, el holandés Jeroen Djissembloem, afirmaba que la victoria del 'No" es "muy lamentable para el futuro de Grecia" y el número dos del gobierno alemán, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, aseguraba que tras la decisión de los griegos es "difícil imaginar" nuevas negociaciones, ya que Tsipras "ha roto los últimos puentes" con Europa.
"En Grecia ha ganado la democracia" fueron, en cambio, las palabras de Pablo Iglesias, el líder de Podemos, partido de izquierda español que apoyó al gobierno de Tsipras en la campaña por el "No" del referendo y que fue uno de los primeros políticos europeos en pronunciarse apenas se conocieron los resultados de la consulta popular.

Del lado de la eurozona, la reacción primera vino del ministro de finanzas italiano, Pier Carlo Padoan, quien afirmó que la Zona Euro está en medida de enfrentar a la crisis griega". Poco antes, el jefe de la diplomacia italiana, Paolo Gentiloni, había escrito en su cuenta de Twitter que los europeos deben "recomenzar a buscar un acuerdo" para salir del "laberinto griego". El canciller italiano precisó que de ese laberinto griego "no se sale con una Europa débil y sin crecimiento".

Lo cierto es que la masiva movilización de los griegos en las urnas para rechazar las políticas de austeridad y rigor que vienen de afuera, han hecho que los socios europeos y sus acreedores -pese a las miradas encontradas- también se movilicen. El presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker se reunirá, vía telefónica el lunes, con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, el del Euro grupo, Jeroen Dijsselbloem y el del Banco Central Europeo (BCE) Mario Draghi, Tusk confirmó por su parte que el martes ha convocado una cumbre de la eurozona en Bruselas.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas