Grecia/Unión Europea

El precio del rescate: las duras medidas que Atenas deberá enfrentar

El primer ministro griego Alexis Tsipras (de espaldas) y su ministro de Finanzas Euclides Tsakalotos, el 6 de julio de 2015.
El primer ministro griego Alexis Tsipras (de espaldas) y su ministro de Finanzas Euclides Tsakalotos, el 6 de julio de 2015. REUTERS/Alkis Konstantinidis
Texto por: RFI
3 min

El acuerdo suscrito el lunes por el primer ministro griego Alexis Tsipras y los demás miembros de la zona euro supone un gran esfuerzo para Grecia. Privatizaciones, reforma del sistema de pensiones y del mercado laboral, la simplificación del IVA o la presencia del FMI en el plan de rescate son algunas de las condiciones que tuvo que aceptar Atenas a cambio de un rescate financiero para escapar de la quiebra.

Anuncios

Se aleja el fantasma del “Grexit”, ¿pero a qué precio? Para mantenerse en la zona euro, el primer ministro griego debió aceptar importantes medidas de ajuste. A cambio, espera un rescate financiero por un monto que podría alcanzar los 86.000 millones de euros.

Uno de los puntos principales del acuerdo es  la creación de un fondo con 50.000 millones de euros al que Grecia deberá transferir sus activos privatizables, que servirán para amortizar la deuda.

Este fondo, una idea de Alemania y que estará controlado por la eurozona, fue uno de los principales escollos en la negociación. Finalmente el fondo estará en Grecia y no en Luxemburgo, como pedía Berlín.

Otro de los aspectos del acuerdo, es que para acceder a un programa de rescate del MEDE (Mecanismo Europeo de Estabilidad), la presencia del FMI constituye un "prerrequisito". Esto es un revés importante para el gobierno de Tsipras, quien rechazaba la participación del este organismo en el nuevo rescate y había llegado a hablar de su "responsabilidad criminal" en las medidas de austeridad.

Para salvarse de la quiebra, los griegos deberán aceptar además reformar el IVA, el sistema de jubilaciones, así como abrir a la competencia sectores protegidos como el de transporte o energía.

Además, para bridar mayor seguridad a sus socios europeos, Atenas deberá reformar su oficina de estadísticas (Elstat), que había sido acusada de manipular datos macroeconómicos.

En cuanto al pago de la deuda, el Eurogrupo se declara dispuesto a tomar medidas adicionales, como el aumento de los plazos de vencimiento, pero resalta que no puede haber una quita. Este era sin embargo uno de los reclamos principales de Tsipras tras la victoria del “No“ en el referendo sobre las condiciones de los acreedores.

Por otra parte, el Eurogrupo se compromete a un plan de 35.000 millones de euros para apoyar el crecimiento y la creación de empleo en los próximos cinco años.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas