crisis migratoria

Alemania y Austria reciben a miles de refugiados

Reuters
Texto por: María Carolina Piña
3 min

Los gobiernos de ambas naciones europeas anunciaron el sábado la apertura de sus fronteras a los refugiados provenientes de varios países en guerra que se encontraban bloquedos en Budapest. Alemania recibió a 6.500 inmigrantes, mientras que Austria dio acogida a 2.200.

Anuncios

El largo e inhumano periblo terminó este sábado para miles de inmigrantes venidos de países en guerra luego de que Alemania y Austria, se declararan el sábado dispuestos dispuestos a acogerlos en su territorio.

Los gobiernos de ambos países anunciaron el sábado en la mañana que recibirán a 10.000 refugiados, debido a la "situación de emergencia". A primeras horas de la tarde, Alemania había recibido a 6.500 inmigrantes, mientras que Austria daba acogida a unos 2.200.

Estos refugiados provenientes principalmente de Siria, Afganistán, Pakistán o Irak, llevan semanas o meses tratando de llegar a Europa por todos los medios posible, para huir de la situación de guerra en sus respectivos países. Pero las autoridades húngaras se mostraron poco comprensivas con estos inmigrantes, más de 50.000, hacinados en la estación de Budapest.

"Vengo de Siria. Estoy con mis hijos Bachir, Leith y Nazir. Vamos hacia Alemania, mi marido está allí desde hace un año. Nos quedaremos aquí hasta que los trenes salgan nuevamente", declaró una refugiada siria ante los micrófonos de Juliette Gheerbrandt, enviada especial de RFI a Budapest.

El viernes por la noche, unos 400 inmigrantes que esperaban en la estación de trenes de Budapest-Keleti, en condiciones calamitosas, pudieron montar en autobuses fletados por el gobierno húngaro que los condujeron hasta la frontera con Austria. Esos primeros inmigrantes que viajaron durante la noche del viernes a Austria no daban crédito a sus ojos cuando llegaron a la frontera. Efectuado bajo la lluvia, el trayecto de unos 5 km lleva del puesto fronterizo de la autopista de Nickelsdorf hasta la estación del pueblo epónimo, donde un tren especial de la compañía nacional ÖBB debe llevar a Viena a los inmigrantes deseosos de seguir camino hasta Alemania.

La minoría de inmigrantes que desean formular una solicitud de asilo en Austria son invitados a dirigirse a una sala de conciertos gigante, donde deben cumplir formalidades antes de ser dirigidos a otros alojamientos.

Crisis migratoria sin precedentes
La apertura manifestada el sábado por Alemania y Austria sucede a la conmoción general que produjeron las fotos de inmigrantes desesperados lanzándose a las aguas y la dramática muerte de Aylan, el niño de tres años que se ahogó cuando su familia trataba de llegar a la isla griega de Kos.

Desde comienzos de año, más de 350.000 personas han cruzado el Mediterráneo hacia Europa, y más de 2.600 murieron al intentar llegar por mar a Europa, según la Organización Internacional para las Migraciones.

Esta situación llevó a la Comisión Europea a proponer el reparto obligatorio de solicitantes de asilo, propuesta que ha sido acogida con desigual entusiasmo por parte del bloque de países.

La semana próxima hará nuevas propuestas para que el reparto de los solicitantes de asilo alcance las 120.000 personas. En julio, los 28 sólo aceptaron un reparto voluntario de demandantes, sin un mecanismo permanente, y propusieron un total de 32.000 plazas.

La ONU volvió a presionar este viernes a los europeos al pedir el reparto obligatorio de al menos 200.000 demandantes de asilo entre los miembros de la UE.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas