Saltar al contenido principal
Europa/Eslovenia/Hungría

Migrantes: cualquier país es bueno mientras haya paz

Migrantes caminan hacia una tienda de campaña en un centro de control en la frontera entre Eslovenia y Hungría. Eslovenia, 17 de octubre de 2015.
Migrantes caminan hacia una tienda de campaña en un centro de control en la frontera entre Eslovenia y Hungría. Eslovenia, 17 de octubre de 2015. REUTERS/Srdjan Zivulovic
Texto por: RFI
3 min

Eslovenia es el nuevo destino para los migrantes que intentan pasar hacia el norte de Europa por los Balcanes, después de que Hungría cerrara su frontera con Croacia. El ministro húngaro de Exteriores, Péter Szijjártó, anunció este sábado que su país también cerrará temporalmente los controles de su frontera con Eslovenia, con el fin de frenar la llegada de refugiados.

Anuncios

"Quiero ir a cualquier país, con tal de que sea tranquilo. Es por el futuro de mis hijos", dijo Said, un jurista de 40 años que viaja con su esposa y sus dos hijos de 2 y 3 años, entrevistado por la AFP. Los primeros seis autobuses de migrantes llegaron el sábado por la mañana a Eslovenia procedentes de Croacia, constató la agencia de noticias francesa.

El cierre de la frontera con Croacia, por parte de Hungría, ha trazado un nuevo itinerario para miles de migrantes que buscan refugio en Europa. Tras anunciarse este cierre, Croacia había indicado el viernes que mandaría a los migrantes que transitan por su territorio hacia Eslovenia.

El gobierno esloveno, que mandó refuerzos policiales a la frontera y suspendió el tráfico ferroviario con Croacia, señaló que había sostenido conversaciones con Zagreb para crear "uno o dos" puntos de cruce para esos migrantes.

Tal como lo había anunciado Hungría cerró la noche del viernes sus principales puntos de paso de migrantes de su frontera con Croacia, bloqueada ahora en amplias secciones por una imponente valla de alambre de púas.

Los puestos fronterizos de Beremend y Letenji siguen abiertos para quienes lleven papeles en regla pero cerraron el paso a los migrantes desprovistos de visados.

Más de 170.000 migrantes habían entrado en Hungría vía Croacia desde el 15 de septiembre. Los dos países colaboraban en la práctica para asegurar el tránsito diario.

El mar continúa tragando cadáveres

Los miles de migrantes que vienen hacia Europa por Grecia, Macedonia y Serbia siguen arriesgando sus vidas. 12 migrantes murieron ahogados el sábado cuando la embarcación en la que viajaban naufragó en aguas turcas, informó la agencia de prensa turca Anatolia.

Los guardacostas turcos recuperaron los cuerpos a bordo de un bote de madera que salió de la estación balnearia de Ayvalik (noroeste) con destino a la isla griega de Lesbos, indicó la agencia. 25 pasajeros que dieron la alerta con sus teléfonos móviles fueron rescatados por los socorristas.
Poco antes, también el sábado, los guardacostas griegos habían anunciado que cuatro migrantes, tres niños y una mujer, murieron ahogados cuando la embarcación en la que viajaban naufragó en el mar Egeo. Once personas que iban en el mismo bote fueron rescatadas y los socorristas siguen buscando a un niño que está desaparecido.

Alrededor de 300 migrantes que intentan huir de los conflictos y la pobreza en sus países han muerto en el mar Egeo este año, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Más de 600.000 migrantes han cruzado el Mediterráneo desde enero, según datos de la OIM, de los cuales más de 466.000 desembarcaron en Grecia. Más de 3.000 personas han perecido en esta travesía.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) señaló el viernes un fuerte aumento de botes colmados de migrantes que han llegado a Turquía esta semana.

Este incremento podría deberse "a una mejora momentánea de las condiciones meteorológicas", y porque los migrantes se apresuran "antes de la llegada del invierno o del temor de un cierre de las fronteras europeas".

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.