Año Nuevo / Terrorismo

Amenazas de atentado en Alemania y medidas de seguridad extremas en el mundo

La policía bloquea en Munich el acceso a la estación ferroviaria central, 1° de anero de 2016.
La policía bloquea en Munich el acceso a la estación ferroviaria central, 1° de anero de 2016. REUTERS/Michael Dalder

Dos estaciones ferroviarias fueron evacuadas en Munich ante la amenaza del grupo Estado Islámico de un atentado suicida hacia la medianoche. Mientras, miles de agentes garantizaban la seguridad de millones de personas, que festejaron en la calle el inicio de 2016 desde Europa a América o Asia, dándole la espalda a los temores de ataques terroristas.

Anuncios

Alerta en Alemania

Las informaciones de las que disponían las autoridades alemanas, proporcionadas por “servicios de inteligencia amigos”, establecían que un atentado yihadista, organizado por el grupo Estado Islámico, sería cometido en una de las dos estaciones de trenes de la ciudad de Munich, en Baviera –sur del país - el 31 de diciembre hacia la medianoche. Por medidas de seguridad, se ordenó la evacuación de ambas en medio de las celebraciones de fin de año.

El ministro del interior de Baviera, Joachim Herrmann, indicó en una conferencia de prensa en medio de la noche que 550 policías se encargaron de la operación de desalojo de las estaciones.

El jefe de la policía, Hubertus Andrä, precisó que de “cinco a siete” personas eran sospechosas de preparar los ataques.

Ello no impidió a miles de personas recibir el año en la calle en Berlín, en torno a la Puerta de Brandenburgo.

Vigilancia y sobriedad en París

En la capital francesa, por medidas de seguridad, los festejos organizados por la alcaldía fueron más bien mesurados, limitándose a un espectáculo de diez minutos de proyecciones de videos en el Arco Triunfo, sin fuegos artificiales. A las once y cincuenta minutos de la noche el simbólico monumento parisino se iluminó con los colores de la bandera francesa, al compás de las notas de la Marsellesa. Fuegos artificiales virtuales, en las proyecciones, substituyeron a los reales, en medio de los aplausos de los espectadores, que aseguraron comprender las medidas de seguridad. Al término del espectáculo, los presentes comenzaron a retirarse del lugar.

Pese al miedo a nuevos atentados, miles de personas estaban presentes en los Campos Elíseos, mientras que alrededor de 1.700 efectivos policiales patrullaban en el sector.

La avenida se reabrió a la circulación de vehículos más pronto de lo que habitualmente se hace por esta fecha.

En general, la gente afirmó que deseaba “divertirse como siempre” para decir adiós a un “año de m…”, con el recuerdo de los atentados de noviembre en mente. Junto a los parisinos, los turistas brindaron con champaña en la vía pública.

En un país que vive en estado de excepción, se desplegaron a nivel nacional 100.000 policías y gendarmes para garantizar la seguridad de los ciudadanos.

El presidente François Hollande advirtió en su mensaje de año nuevo que las amenazas de atentados terroristas continuaban siendo muy elevadas en Francia.

Prudencia en Europa

En Bélgica, las festividades se anularon, luego de la detención de otras seis personas sospechosas de estar implicadas en la preparación de inminentes ataques terroristas. Tres de ellas fueron liberadas luego de los interrogatorios. Ya el martes de esta semana, las autoridades policiales habían acusado formalmente a dos individuos que planeaban ataques contra “lugares emblemáticos” de la capital belga, donde tienen su sede organismos internacionales como la Unión Europea y la OTAN.

En Londres, 3000 policías montaban guardia mientras el público admiraba el espectáculo de fuegos artificiales a medianoche, a orillas del Támesis, en la capital británica.

En Madrid, las fuerzas policiales limitaron el acceso a la Puerta del Sol a 25.000 personas por medidas de seguridad y en Moscú se cerró el acceso a la Plaza Roja, donde tradicionalmente se congrega multitudinariamente el público para recibir el año.

Por el contrario, en Amsterdam hubo una inmensa fiesta en la calle, con fuegos artificiales y un espectáculo de luz y sonido, que incluía una réplica de un barco del siglo XVIII de la Compañía des las Indias Orientales y las banderas de los 28 países de la Unión Europea.

Nueva York bajo estricta vigilancia

La ciudad movilizó a seis mil policías armados hasta los dientes, el más importante dispositivo de seguridad en manifestaciones festivas en la calle, para proteger a los asistentes a la celebración de año nuevo en Times Square. Entre las fuerzas de seguridad, se contaba un nuevo cuerpo especial antiterrorista de 500 efectivos. A ello se agregaban perros entrenados y cientos de cámaras.

El alcalde Bill Blasio hizo descender el enorme globo de facetas, que marca las 12 de la noche, bajo una lluvia de confetis de colores y aclamaciones de la multitud, que alcanzaba aproximadamente el millón de personas en el centro del barrio neoyorkino de teatros.

El tradicional espectáculo incluyó las actuaciones de las cantantes Demi Lovato, Daya y Jessie J, que cantó “Imagine”, de John Lennon, poco antes de medianoche, como es costumbre en estas festividades.

Con AFP

 

 

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas