Crisis de refugiados

Hollande y Merkel muestran unidad tras las críticas de Valls a la política de Berlín

Angela Merkel y François Hollande en rueda de prensa, París 4 de marzo de 2016.
Angela Merkel y François Hollande en rueda de prensa, París 4 de marzo de 2016. © REUTERS/Philippe Wojazer

El presidente francés y la canciller alemana se reunieron en París para preparar la cumbre de la Unión Europea con Turquía del próximo lunes. Hollande mantiene el compromiso de acoger a 30.000 refugiados y anunció el envío de un barco al mar Egeo. Turquía anuncia estar dispuesta a readmitir en su territorio a migrantes clandestinos.

Anuncios

Después del traspié que sentó como un jarro de agua fría a la canciller, París y Berlín han querido hacer frente común antes de la cumbre de la semana que viene. En febrero, el primer ministro francés Manuel Valls, en un viaje a Alemania, había criticado la política de acogida del país vecino considerando que no era "sostenible” abrir las puertas a los migrantes. Una postura que fue muy poco apreciada por las autoridades alemanas.

En la reunión de este viernes, el presidente francés anunció que va a enviar un barco para apoyar las tareas de la OTAN al mar Egeo, principal punto de pasaje de los cientos de miles de migrantes que llegaron a Europa en el último año. Asimismo volvió a comprometerse a que Francia acogerá a 30.000 refugiados.

Durante la rueda de prensa tras el encuentro, los dos mandatarios quisieron mostrar sintonía. Ambos coincidieron en que la respuesta a la crisis migratoria que atraviesa Europa debe darse de forma común para “proteger las fronteras exteriores de la UE y apoyar a Grecia”, dijo Merkel. Grecia se ha transformado en un embudo después de que los países balcánicos decidieran cerrar las fronteras.

El año pasado, más de 1,25 millones de personas, principalmente sirios, afganos e iraquíes, pidieron asilo en los países de la Unión Europa, según la Oficina europea de estadísticas Eurostat. La cifra, que marca un récord, se multiplicó por más de dos en relación a 2014 (+123%), señaló Eurostat en un comunicado. El 35% de las demandas se concentraron en Alemania.

La presión se desplazará el lunes a Turquía. Los europeos quieren que los turcos contengan al flujo migratorio, pero el país ya acoge a 2,7 millones de refugiados sirios. La cumbre es crucial para avanzar en la gestión de la crisis. La idea de la UE es blindar sus fronteras exteriores para poder levantar los controles internos que algunos países han puesto en los últimos meses.

Turquía ya ha dicho que está dispuesta a firmar con 14 países un acuerdo de readmisión en su territorio de migrantes clandestinos. En noviembre pasado Ankara y Bruselas firmaron un acuerdo por el que a cambio de una ayuda de 3.000 millones de euros y la promesa de acelerar la adhesión al bloque europeo, los turcos se comprometían a frenar el flujo migratorio. De momento no ha surtido ningún efecto y los flujos migratorios continúan imparables. (con AFP)

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas