Enfoque Internacional

España condenada a nuevas elecciones

Audio 04:28
El dirigente socialista Pedro Sánchez (a la izquierda) y Pablo Iglesias, de Podemos, el 5 de febrero de 2016.
El dirigente socialista Pedro Sánchez (a la izquierda) y Pablo Iglesias, de Podemos, el 5 de febrero de 2016. REUTERS/Andrea Comas

Tras cuatro meses de intensas negociaciones los partidos políticos españoles no han logrado ponerse de acuerdo para formar un gobierno. ¿Cómo desenredar el nudo de la política española?

Anuncios

En diciembre pasado, por primera vez desde el fin de la dictadura en España, los electores pusieron fin al bipartidismo. Además del conservador Partido Popular PP y de los socialistas del PSOE, formaciones como Podemos que surgió del movimiento Indignados y el centroderechista Ciudadanos obtuvieron por primera vez entre diez y veinte por ciento de los escaños en el parlamento. Ante la ausencia de mayoría absoluta, los partidos buscaron pactar alianzas, pero fracasaron, lo que llevó el rey a organizar nuevas elecciones el 26 de junio.

Para Noelia Adánez, doctora en Ciencias políticas y editora, tres puntos, no negociables, impidieron la formación de alianzas: “Se dirimía la forma en cómo se entendía la soberanía nacional por el tema de la intervención de la troica, imponiendo políticas de austeridad y de fuerte control del déficit, se dirimía la resolución definitiva del tema catalán a la espera de una salida, puesto que el asunto catalán pasaba a formar parte de la política de los partidos también en las elecciones estatales del 20 de diciembre."

"Por otro lado, precisamente por la aparición de Podemos por primera vez en España se habla de la necesidad de regenerar unas instituciones sometidas o lubricadas gracias a la corrupción política. Cuando se han sentado los diferentes grupos políticos a negociar para formar gobierno se habló de línea roja. Había cuestiones irrenunciables para unos y otros. Podemos sintió que si negociaba a la baja uno de estos temas traicionaba a un electorado que confiaba en este partido por primera vez en la historia de España, precisamente porque estaba poniendo en duda el régimen existente”, agrega.

En cambio, Ramón Pérez Maura, director adjunto del periódico conservador español ABC considera que fue la postura del partido socialista que impidió la formación de un gobierno.

Ecuación imposible

La posturas antagónicas de varios partidos sobre la organización o no de un referéndum independentista en Catalunya o la determinación de Podemos en no cede en sus principios hizo imposible la ecuación para formar gobierno.

Las encuestas de opinión por el momento vaticinan un resultado muy similar al de las elecciones de diciembre. Sin embargo los pronósticos políticos siempre son difíciles: en las elecciones pasadas, las encuestadoras subestimaron el resultado de Podemos por ejemplo.

Los politólogos coinciden en que dos elementos podrían desatar el nudo político que paraliza España: un nivel de participación alto que refleje bien la situación política de España.

El otro elemento es el posible pacto electoral entre la coalición ecolo comunista Izquierda Unida y Podemos. De concretarse podría rebasar al partido socialista en las urnas. Y así llegar en posición de fuerza para formar un gobierno de izquierda.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas