Austria

Candidatos a presidente empatan en segunda vuelta

El candidato del Fpö votó temprano este domingo 22 de mayo en su ciudad natal de Pinkafeld.
El candidato del Fpö votó temprano este domingo 22 de mayo en su ciudad natal de Pinkafeld. REUTERS/Heinz-Peter Bader
Texto por: RFI
3 min

La atención de Europa está puesta este domingo en Austria que celebra elecciones presidenciales. Se esperaba que la crisis migratoria facilitara la victoria del candidato de ultraderecha Norbert Hofer. Sin embargo, según las encuestas a boca de urna, Hofer y su rival ecologista,Alexander Van der Bellen estarían empatados. La votación se decidirá este lunes cuando se contabilicen los 900 mil votos por correo, que representan un 14% del padrón electoral. 

Anuncios

El suspense planea en la noche electoral en Austria, donde los dos candidatos en la elección presidencial, el ultraderechista Norbert Hofer y el ecologista Alexander Van der Bellen, aparecen empatados en las proyecciones a boca de urna.

Según la televisión pública ORF, el candidato del partido de extrema derecha FPÖ obtendría el 50,1% de los votos, frente al 49,9% para su rival, con un margen de error del 2%. El misterio debiera desvelarse mañana una vez contabilizados los 900 mil votos por correo. Un 14% de los electores llamados a las urnas escogieron esta opción para depositar su voto, un récord.

Unos 6,4 millones de electores estaban llamados a las urnas este domingo para designar al sucesor del presidente socialdemócrata Heinz Fischer, quien concluye su segundo mandato y no podía volver a presentarse. Hofer, militante desde su juventud del FPÖ de 45 años fue el candidato más votado en la primera vuelta con un 35% de las preferencias, muy por delante del ecologista Alexander Van der Bellen que se hizo apenas con un 21,3%. La votación de ambos dejó fuera de carrera a socialdemócratas y conservadores que se alternaban en el poder desde la segunda guerra mundial.

"El presidente es la imagen de Austria en el extranjero, representa al país. Espero que los electores sean razonables", declaraba a la AFP un elector, Johann Mayer, al salir de un colegio en Viena. Sin revelar su voto, la octogenaria Eva Mühlsteiger dijo desear un presidente que "mejore las cosas. Todo debe volver a ser como antes".

Hofer, ingeniero aeronáutico, se ha visto impulsado en las encuestas debido a la crisis migratoria, que vio llegar a Austria a unos 90.000 demandantes de asilo en 2015, es decir algo más del 1% de la población. Sin embargo, ha mantenido un discurso pulido, lejos de las declaraciones abiertamente xenófobas que antaño caracterizaban a su partido.

Más bien durante la campaña sus discursos versaron sobre el empleo y el nivel de vida de los austriacos, y la permanencia en la UE, mostrándose a favor de quedarse en el bloque a menos que Turquía entre.

El ecologista, Van der Bellen, un ex profesor de universidad de 72 años, es más bien defensor de una línea centrista y liberal. En sus actos pidió cortarle el camino a la extrema derecha, y recordó que "la locura del nacionalismo" arruinó en el pasado al país.

Una victoria de Hofer, vicepresidente del Parlamento austriaco desde 2013, supondría la primera elección a la cabeza de un Estado de la UE de un candidato representante de un partido radical y nacionalista. Por lo mismo el presidente de la comisión europea, Jean-Claude Juncker, expresó abiertamente su temor ante una victoria de Hofer. La líder ultraderechista francesa, Marine Le pen, en cambio, dijo que el posible triunfo del FPÖ iría "en el sentido de la historia".

El presidente austriaco, elegido por seis años, no participa en la gestión cotidiana del país pero dispone de extensos poderes como el de nombrar a un nuevo canciller y el de disolver el parlamento.

 

 

 

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas