Saltar al contenido principal
Unión Europea

Cumbre de los países del sur de Europa

El Primer ministro de Portugal, Antonio Costa, da la bienvenida al presidente francés, François Hollande, antes del inicio de la Cumbre de los países de Europa del Sur, Lisboa, el de 28 enero 2017
El Primer ministro de Portugal, Antonio Costa, da la bienvenida al presidente francés, François Hollande, antes del inicio de la Cumbre de los países de Europa del Sur, Lisboa, el de 28 enero 2017 REUTERS/Pedro Nunes
Texto por: RFI
4 min

Los líderes de siete países de Europa del Sur discuten hoy en Lisboa una amplia como complicada agenda: migración, Brexit, crecimiento económico, ascenso del populismo. El presidente francés pide a sus pares europeos "responder con firmeza" a Donald Trump..

Anuncios

¿Cómo relanzar el crecimiento económico, cerrar filas y sobremontar la crisis de legitimidad que afecta a Europa?, son algunas de las preguntas a las que intentan encontrar una buena respuesta los dirigentes de los siete países de la Europa del Sur que este sábado se encuentran en la capital portuguesa, con motivo de la "Segunda Cumbre de los países mediterráneos de la Unión Europea" (UE) que reúne a Italia, España, Chipre, Malta, Francia, Grecia y Portugal.

Fragilizados como el resto de países de la UE por la Gran Recesión del 2008-2009 y una secuencia interminable de crisis políticas internas, los dirigentes del sur de Europa quieren demostrar que cuentan con las propuestas y la decisión política necesarias para reforzar la UE y con ella sus propios países. Frente a las críticas que hace la derecha en el sentido que se trata de un "Club Med" -en referencia al conocido centro vacacional presente en muchos países-, los organizadores de la cita responden que "no se trata de un club aparte, sino de una contribución al conjunto de la Unión Europea que quiere identificar sus prioridades para relanzar el proyecto europeo ante el Brexit", la salida del Reino Unido de la UE, afirmó una fuente del gobierno portugués a la agencia AFP.

Los siete países han recuperado con ritmos y una cadencia muy distinta el crecimiento económico, pero las consecuencias de la Gran Recesión son aún muy visibles, notablemente la elevada tasa de desempleo que registran y un monto de su deuda externa que provoca vértigo. Frente al ascenso del "proteccionismo y del populismo", la zona euro requiere urgentemente de reformas que le permitan "superar la crísis económica, social y de legitimidad política que les fragiliza" aseguró el Primer ministro portugués Antonio Costa.

La Cumbre de Lisboa tiene lugar pocos días antes que la UE inicie una serie de reuniones que deberían definir su futuro. El Consejo Europeo, la máxima instancia que reúne a todos los dirigentes de la UE, tiene cita la semana entrante en Malta, y posteriormente, el 25 de marzo, volverán a reunirse, en Roma, con motivo de los 60 años del Tratado de Roma, que permitió el nacimiento de la UE.

Los países de norte de Europa siempre han desconfiado de sus pares del sur. Alemania, primera potencia, estima que los esfuerzos realizados por aquellos son insuficientes para enderezar en forma duradera y sana sus economías, por lo que pregona la austeridad como receta universal. Los dirigentes de Europa del sur estiman por su parte que han hecho grandes ajustes y están dispuestos a continuar con ese esfuerzo, pero igual estiman que sin un programa de relance económico, más inversiones y políticas comunes la situación no mejorará.

La Cumbre de Lisboa hace frente a otro desafío mayor. El presidente de Francia, François Hollande dejará su cargo en mayo próximo. Lo que diga en Lisboa tendrá poco efecto práctico. No obstante y con objeto de evitar cualquier mal entendido, Hollande visitó el viernes a la canciller alemana Angela Merkel, acto que sirvió para que los representantes de las dos primeras economías de la zona euro llamaran a "cerrar filas" frente al desafío que representa el nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Este sábado, tras llegar a Lisboa, el mandatario francés reafirmó su mensaje. "Cuando el presidente de Estados Unidos hace declaraciones sobre Europa y cuando habla del Brexit como modelo para otros países, creo que debemos responderele con firmeza", dijo.

En el caso de Italia, Paolo Gentiloni recién tomó posición de su cargo pero en condiciones de extrema fragilidad, por lo que podría enfrentar elecciones antes que termine el año. El jefe de gobierno español, Mariano Rajoy llega a esta cita tras un prolongado combate interno que duró varios meses y con un mensaje claro: su gobierno se identifica con la visión rigorsita que prevalece en el norte. Por último está el caso del Primer ministro griego, Alexis Tsipras, quien desde hace meses lucha por sobrevivir.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.