Enfoque Internacional

Brexit: el polémico costo de la separación

Audio 05:21
Michel Barnier, a la derecha, y David Davis, los negociadores en jefe de la Unión europea y del Reino Unido sobre el Brexit, este 17 de julio de 2016
Michel Barnier, a la derecha, y David Davis, los negociadores en jefe de la Unión europea y del Reino Unido sobre el Brexit, este 17 de julio de 2016 REUTERS/Francois Lenoir

Tras acordar el calendario y las condiciones de sus discusiones, los negociadores europeos y británicos entraron esta semana de lleno en las negociaciones sobre el Brexit. Uno de los temas más espinosos en la mesa: la factura del divorcio.

Anuncios

En cualquier separación es particularmente crítico el momento de saldar las cuentas. Los europeos y británicos no escapan a la regla. ¿Cuánto pagará el Reino Unido al salir de la Unión Europea? Según el Instituto Bruegel en Bruselas, el monto de la factura podría oscilar entre 25.000 y 65.000 millones de euros netos.

Y es que cuando Londres salga del bloque -a priori en marzo de 2019- no habrá terminado de pagar las contribuciones que aprobó en 2013 para el periódo que corre hasta 2020. Una cifra a la que hay que descontar lo que el reino debe recibir del bloque europeo.

Sobre todo, este cálculo será el resultado de las negociaciones, altamente políticas, que arrancaron este lunes entre europeos y británicos. La Unión europea tiene por ejemplo que hacerselo pagar caro a Londres para evitar que otros países quieran imitar a los británicos.

Las sumas que he visto me parecen "exorbitantes" y creo que la expresión "pueden esperar sentados" es adecuada, reaccionó la semana pasada el canciller británico y euroescéptico Boris Johnson. La cifra de hasta 100.000 millones de euros, evocada por algunos responsables europeos, es "ridícula" y "disparatada", ahondó su par de finanzas Philip Hammond, aunque aseguró que el Reino Unido no es "un país que elude sus deudas".

"El tiempo corre", presionó por su parte el negociador europeo para el Brexit, Michel Barnier. Si Londres y Bruselas quieren que los británicos salgan en marzo de 2019, como previsto, sólo les queda 15 meses -de aquí a octubre de 2018- para llegar a un acuerdo pues el resto debe servir para el largo proceso de ratificación.

Aunque la Unión europea logre negociar un monto importante, la salida del Reino Unido significará una reducción de ingresos para el bloque, lo que podría provocar divisiones entre los 27 socios. Otro tema podría sembrar cizaña entre los europeos: la rivalidad entre varias ciudades europeas como Frankfurt, París, Dublín o Luxemburgo para recibir a las empresas extranjeras que abandonen Londres y así convertirse en la nueva primera plaza financiera europea.

Entrevistado: Jérôme Gazzano, representante del laboratorio sobre el Brexit de la Fundación proeuropea Robert Schuman.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas