Cataluña

Miles de personas manifiestan en Barcelona para exigir la libertad de los dirigentes independentistas

Manifestantes exigen la libertad de los presos independentistas durante la demostración ante la sede del gobierno regional en Barcelona, 8 de noviembre 2017.
Manifestantes exigen la libertad de los presos independentistas durante la demostración ante la sede del gobierno regional en Barcelona, 8 de noviembre 2017. REUTERS/Albert Gea

Bajo el lema "Libertad presos políticos. Somos República", miles de catalanes se han dado cita la tarde de este sábado para exigir la puesta en libertad de los dirigentes independentistas detenidos por orden de Madrid. Las fuerzas pro independencia no lograron unirse para participar en las elecciones de diciembre.

Anuncios

Miles de catalanes se han concentrado en diversos lugares de Barcelona en respuesta al llamado de las organizaciones Omnium y Asamblea Nacional Catalana para exigir la libertad de sus líderes. Las fuerzas independentistas no alcanzaron un acuerdo unitario con vistas a las elecciones del 21 de diciembre.

La marcha de hoy tiene un carácter particular. No se trata sólo de exigir la libertad de los dirigentes detenidos tras el referéndum pro independencia de Cataluña del pasado mes y la proclamación de independencia del 27 de octubre, sino que también debe permitir evaluar el estado de ánimo de la movilización social a poco más de un mes de las elecciones regionales del 21 de diciembre, un escrutinio anticipado tras la disolución del gobierno catalán decidida por Madrid.

Recuperar el impulso de las movilizaciones es fundamental para los independentistas. Es por ello que la fecha de la manifestación tiene su importancia. El 11 de noviembre coincide con el 11 de septiembre, la fecha de la fiesta nacional catalana que suele congregar decenas de miles de personas.

Los manifestantes de hoy  no sólo quieren la libertad de Jordi Cuixart, líder de Omnium, y de Jordi Sánchez, de Asamblea Nacional, sino también la de otros 8 miembros del gobierno catalán que se encuentran bajo arresto, acusados de rebelión, sedición y malversación por la Corte Suprema española, lo que podría concretarse en penas de cárcel de más de 20 años.

Esta marcha tiene lugar en un contexto de división entre los independentistas. Esquerra Republicana (ERC), principal aliado del expresident Carles Puigdemont, que aparece con mejor intención de voto entre las fuerzas independentistas, decidió no seguir el consejo del expresident quien pedía una lista conjunta, por lo que llevará sus propios candidatos. Por su parte la influyente alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, quien no es independentista pero ha denunciado las presiones de Madrid y pide un referéndum, acusó a Puigdemont de haber "tensionado el país". 3Se lo llevó a una declaración unilateral de independencia que no quería la mayoría", afirmó. En lo que sin duda es su declaración más fuerte contra el ex president, Colau subrayó "Queremos que los presos salgan pero también queremos que un gobierno irresponsable que ha llevado el país al desastre dé la cara y reconozca los errores".

Desde Bruselas donde eligió refugiarse para escapar a su detención, Carl Puidgemont y la presidenta de parlamento catalán, la independentista Carme Forcadell, liberada tras pagar una caución de 150 000 euros, depositaron una demanda contra Madrid ante la Corte Europea de los Derechos del Hombre. La corte analiza si esa demanda es procedente o no.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas